SABIA UD QUE (57) "Tras la huella de un campe�n mundial III"


 

... no s�lo Marcelo R�os ha sido homenajeado por sus triunfos en La Moneda?

Uf! ya vamos al tercer cap�tulo de la corta y brillante trayectoria de
EDUARDO ROJAS SEP�LVEDA y esta vez llegando al logro m�ximo de su carrera.
Los invito a deleitarse con este relato:

Ya hemos revisado los inicios de Eduardo en competiciones nacionales, con
grandes triunfos en las categor�as infantiles, cadetes y juveniles. Tambi�n
sus primeras apariciones en los Campeonatos Adultos junto con el debut en la
arena internacional.
Lo hemos visto compitiendo mano a mano con los mejores juveniles de la �poca (Anand, Piket, Walhs, Dreev, Jarecki, Ivanchuk, etc.) y rasgu�ando los primeros lugares.
Ahora veremos como "la copa se mira y SI se toca", lo cual se consigue en el a�o 1985.

Partiremos revisando una gran actuaci�n en el plano local, espec�ficamente en el Campeonato Mayor de Chile.
En aquella �poca se jugaba una primera fase, conform�ndose dos Grupos, cada
uno con 10 jugadores, donde los primeros 5 clasificados pasaban la gran final.
A Eduardo le correspondi� integrar el Grupo A, el cual gan� en forma invicta
(!), obteniendo 7 puntos de 9 (+5 =4 -0), desplazando a posiciones secundarias a varios fuertes maestros, como Hern�n Salazar, Carlos Zamora, Marcelo Duarte, David Godoy y el MF Bombardiere entre otros. Justamente respecto de �ste �ltimo, Eduardo narra la siguiente an�cdota:
<< En la primera fase, me toc� enfrentar a Eduardo Bombardiere, si bien recuerdo, en la octava ronda. Pues bien, en ese momento, yo llevaba 5,5 de 7 (+4 =3) e iba en primer lugar muy lejos de mis rivales. Antes que empezara la jornada, se me acerc� a conversar Bombardiere, qui�n en ese momento llevaba creo, 1 punto, o a lo m�s 1,5 (estaba siendo barrido por todos). Grande fue mi sorpresa cu�ndo me dice que no quiere perjudicar la que, hasta ese momento era una destacad�sima actuaci�n m�a, y que por ello, y por el aprecio que me ten�a, me ofrec�a tablas. Bien, ante tama�a sorpresa, me qued� sin palabras y lo �nico que atin� a decir era que le aceptaba las tablas �y eso que yo jugaba con blancas!>>
Posteriormente, en la Gran Final, se vivi� una decisiva �ltima ronda, donde deb�a enfrentarse el puntero y favorito, el MI Roberto Cifuentes que llevaba 6 puntos, con la joven promesa Eduardo Rojas qui�n hab�a cosechado 5 puntos.
Lo interesante de esto, es que si Eduardo ganaba era el campe�n... finalmente la partida se declar� tablas, pero seg�n cuenta Eduardo: "lo hice sufrir".
Con esto, Cifuentes se coron� campe�n chileno (una vez m�s!) y Eduardo con 5,5 ptos.de 9, alcanz� la 3era posici�n y de paso gan�ndose un cupo en el equipo olimpico chileno.
Ahora, les remito una brillante partida de este torneo, la cual adem�s tiene otra particularidad (que ya les mencion� previamente), Eduardo la transcribi� DE MEMORIA (!).

Campeonato de Chile de 1985
Blancas: Eduardo Rojas
Negras: David Godoy
1. e4 c5 2. Cf3 d6 3. d4 cxd4 4. Cxd4 Cf6 5. Cc3 a6 6. Ae2 e6 7. 0-0 b5 8. f4 Ab7 9. Af3 Dc7 10. Rh1 b4 11. e5 bxc3 12. exf6 Cd7 13. f5 cxb2 14. Axb2 e5 15. fxg7 Axg7 16. f6 Axf6 17. Cf5 0-0 18. Axb7 Dxb7 19. Cxd6 Dxb2 20.
Dg4+ Rh8 21. Dxd7 Ag7 22. Cxf7+ Rg8 23. De6 Txf7 24. Dxf7+ (1-0)


Eduardo Rojas Campe�n del Mundo

Por fin llegamos al punto culmine de la carrera de Eduardo y que con el paso del tiempo se ha transformado en una especie de "mito" en la historia grande del deporte chileno.
Es tal la falta de informaci�n que existe sobre este torneo, que me permito ejemplarizarla con una peque�a an�cdota:
Hace dos a�os cuando se comenz� a hablar de Eduardo Rojas, en el foro de la Linach se coment� que las partidas del penquista eran de gran calidad, pero nadie pudo encontrar ninguna para poder analizarlas.
A tal punto lleg� el debate, que el MI Jorge Egger se comprometi� a buscar en la biblioteca del Club Chile hasta encontrar las mentadas partidas, pero...
... mejor dejo al propio Jorge que nos relate lo que ocurri�:
<< Como promesas son promesas, me puse hace algunos d�as a escudri�ar en la biblioteca del Club Chile por partidas del Mundial Cadetes de 1985 de Eduardo Rojas. Lamentablemente, no est� el libro con los boletines de ese torneo, pero encontr� una publicaci�n israel�, la cual cubri� los resultados finales.
Como nada es perfecto, la Tabla de Posiciones final estaba en alfabeto occidental... pero las partidas estaban en HEBREO (!!) >>.

A continuaci�n las posiciones:

CAMPEONATO MUNDIAL CADETES (Sub 16)
Petach-Tikva (ISRAEL) 21 de Marzo al 4 de Abril de 1985
Torneo Suizo, 30 jugadores, 11 rondas

1 E.Rojas CHI 2250 8.5
2 S.Cicak SWE 2064 8.0
3 I.Manor ISR 2165 7.5
4 D.Kosic YUG 2240 7.5
5 Brenninkmeyer NED 2000 7.0
6 S.Rachels USA 2310 7.0
7 J.Rosito ARG 2170 7.0
8 C.Lutz GER 2120 6.5
9 L.Comas ESP 2200 6.5
10 P.Horn SWI 2150 6.0
11 A.David LUX 2130 6.0
12 D.Agnos ENG 2285 6.0
13 C.Zetocha ROM 2235 6.0
14 K.Tjiong SUR 1500 6.0
15 P.San Segundo ESP 2100 5.5
16 F.Bellini ITA 1900 5.5
17 A.Gal ISR 2050 5.5
18 Y.Kosashvili ISR 2090 5.0
19 R.Dhiurhuus NOR 1815 5.0
20 S.Gaidagis GRE 1930 5.0
21 F.Peltraut FRA 4.5
22 M.Tomiska FIN 4.5
23 N.Sommerbauer AUS 4.5
24 Y.Boim ISR 4.5
25 A.Omana COL 4.5
26 I.Mackay SCO 4.5
27 R.Marini HON 4.5
28 M.Long WAL 4.0
29 J.Joyce IRL 3.0
30 M.Butt CAN 0.5

Ahora, con respecto al desarrollo del torneo, me parece que nadie mejor que
el propio Eduardo nos cuente los pormenores de su haza�a:

<< En cuanto al Campeonato Mundial de 1985, te cuento que en la cuarta ronda perd� con David de Luxemburgo. En ese momento pens� que no pod�a jugar tan mal como para perder con �l, y gan� consecutivamente 5 partidas (entre otros a San Segundo de Espa�a y a Lutz de Alemania).
Qued� con 7,5 de 9. Ahora estaba seguro de ganar el torneo, ya que estaba jugando realmente bien.
Hice dos tablas en las �ltimas rondas (con Kosic de Yugoslavia y Cicak de Suecia). En la �ltima ronda jugaba con negras con el sueco. Si perd�a, el campe�n era �l, y con tablas el campe�n era yo. Jugamos una siciliana, y en el medio juego le gan� un pe�n. Por supuesto le ofrec� tablas y me las acept�, ya que con ese resultado �l era segundo.
Durante esa partida siempre estuve seguro de que al menos har�a tablas y que ser�a campe�n. Adem�s por mi edad, era mi �ltima oportunidad.>>

Ah� van dos partidas de este torneo, dos partidas que valen un campeonato mundial! (ojo que NO van en hebreo):

Mundial Cadete 1985 Petah-Tikva (Israel)
Blancas: N. Sommerbauer (Austria)
Negras: E Rojas (Chile)
1.a3 d5 2.b4 Bf5. 3.Bb2 Nf6. 4.e3 Nbd7 5.Nf3 e6 6.d4 Bd6 7.Nbd2 Ne4 8.c4 c6 9.Nxe4 Bxe4 10.Bd3 f5 11.Ne5 Qg5 12.Bxe4 fxe4 13.Nxd7 Qxg2 14.Qh5+ Kxd7 15.0-0-0 Qg6 16.Qe2 Qf5 17.Rdg1 g6 18.Bc3 Rhf8 19.Be1 Be7 20.h4 dxc4 21.Qxc4 Rfc8 22.Kb1 b6 23.Rh2 a5 24.Rg5 Bxg5 25.hxg5 Rh8 26.Rh4 Qd5 27.Qc2 axb4 28.Bxb4 Qb5 29.Rxe4 Rxa3 30.d5 Qf1+ 31.Qc1 Ra1+ (0-1)

Mundial Cadete 1985 Petah-Tikva (Israel)
Blancas: E. Rojas (Chile)
Negras: A. Gal (Israel)
1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 a6 5.c4 Cf6 6.Cc3 e5 7.Cf5 d6 8.Ce3 Ae7 9.Ad3 Ae6 10.0-0 0-0 11.a4 Tc8 12.Ccd5 Axd5 13.cxd5 Cb4 14.Ab1 a5 15.Cf5 Te8 16.f4 exf4 17.Axf4 Af8 18.Ag5 Db6+ 19.Ae3 Dc7 20.Ad4 Cc2 21.Ch6+ gxh6 22.Axf6 Ce3 23.Df3 Dc5 24.Rh1 Te5 25.Axe5 dxe5 26.Te1 Cc4 27.d6 Cxd6 28.Aa2 (1-0, en 10 jugadas m�s)

Algunas observaciones respecto de este torneo:
* Los jugadores mejores rankeados era el ingl�s Agnos con 2285 puntos Elo y el norteamericano Rachels con 2310, lo cual para la �poca era muy alto.
* De quienes jugaron, existen varios que lograron posteriormente t�tulos FIDE, veamos:
Breninkmeyer (MI ahora retirado), Rachels (GM), Rosito (MI), Lutz (GM), Comas(GM), David (GM), Agnos (GM), San Segundo (GM), Kosashvili (GM), Bellini (MI), Manor (GM) y Dhiurhuus(GM).

Tras ganar el Mundial, Eduardo nos se�ala que le ocurri�:
<< Obtuve el t�tulo de Maestro FIDE, el que tengo en la pared del escritorio de mi casa y a mi vuelta a Chile, estaba toda la prensa esper�ndome, y al otro d�a fui recibido por el entonces presidente Pinochet en la Moneda.>> (!!)

Finalmente consignar que Eduardo cierra sus participaciones internacionales de ese a�o jugando el Campeonato Mundial Juvenil (sub-20), al cual tambi�n acudi� representando a nuestro pa�s Christian Michel, en el cual s�lo logra posiciones secundarias (7,5 ptos.de 13 posibles) y que ser�a ganado por el norteamericano Maxim Dlugy por sobre "encopetados" rivales, tales como el italiano Godena, el cubano Borges, el croata Kozul, Pavel Blatny y los gigantes Viswanathan Anand y Vassily Ivanchuk.
Pero mejor veamos la narraci�n que Eduardo hace de su participaci�n:
<< El torneo de Sharjah en Emiratos Arabes Unidos fue muy fuerte. Viajamos con Pedro Donoso, quien era el entrenador de Michel. As� que yo viaj� solo, sin entrenador, a�n cuando el maestro Donoso siempre trat� de ayudarme en mi preparaci�n. A los torneos anteriores me acompa�aba Cifuentes.
Pues bien, el torneo de Sharjah lo jugu� bastante mal. Ensay� nuevas aperturas (antes s�lo jugaba e4), las que no me dieron buenos resultados. En fin, en realidad, no me hab�a preparado lo suficiente. Te cuento, a modo de an�cdota, que en la segunda ronda jugu� con un nigeriano (Oduko), por supuesto de un nivel sumamente d�bil, y perd� una pieza en la apertura, sin compensaci�n alguna; gracias a Dios, era muy malo, y con pieza de menos le empat�.>>

SABIA UD QUE (56) "Tras la huella de un campe�n mundial II" -
... anda un campe�n mundial de ajedrez jugando anonimamente en internet?

Antes de seguir adelante, quisiera compartir con ustedes algunas apreciaciones obtenidas durante el tiempo que mantuve correspondencia con EDUARDO ROJAS SEPULVEDA. Estas impresiones podr�an calificarse como subjetivas y de car�cter personal , pero a mi juicio ayudan a hacerse una idea m�s clara de la figura de nuestro excampe�n:

Uno de los primeros aspectos que llam� en forma poderosa mi atenci�n fue la excelente redacci�n y total falta de errores ortogr�ficos en sus mails. Eso s�, las partidas que me envi� en un principio se notaba que estaban tipeadas a mano, pero las siguientes evidentemente fueron sacadas de una base personal de partidas, de hecho vienen con nomenclatura en ingl�s (Ka1, Qe7, Bxf6, etc.). En virtud de esto, decid� conservar el formato de las partidas
tal como fue recibido.

Otro punto digno de mencionar es que Eduardo se mantiene muy informado del acontecer ajedrecistico nacional e internacional, al punto que me hizo varios comentarios sobre competencias de reciente realizaci�n. A modo de ejemplo:

<< Te confieso que el �ltimo campeonato mundial en Libia lo segu� por internet y v� todas las partidas; a todo esto, que mal que jug� Morovic
>>.

Tambi�n me cont� que visita con regularidad las p�ginas web de ajedrez y que repasa peri�dicamente las listas de Elo.
Adem�s, toc� el tema de las verdaderas palizas que les propin� Anand a sus rivales en el torneo de semirr�pidas de Sao Paulo, jugado hace unos d�as.
No menos importante es que Eduardo JUEGA POR INTERNET, as� que si alguna vez se ven enfrentados a un rival desconocido originario de Chile que juega muy, pero muy duro, tengan cuidado ya que podr�a tratarse de un excape�n mundial!
Ya, entremos en terreno:

Primeras participaciones internacionales

Nuestro campe�n comenz� a competir fuera de las fronteras de Chile desde muy temprana edad, lo cual ciertamente le entreg� mucha experiencia y ayud� de forma importante a la obtenci�n de grandes logros.

El debut internacional lo realiz� en el a�o 1981, en el Mundial Infantil (menores de 14 a�os) realizado en Xalapa (M�xico), obteniendo un meritorio 4� lugar. Sobre este torneo Eduardo relata lo siguiente:
<< En dicho torneo jug� el norteamericano John Jarecki, qui�n hasta ese momento hab�a sido el maestro nacional americano m�s joven de la historia, con 12 a�os (la revista norteamericana Chess Life, a la que yo estaba suscrito, le dedic� una de sus portadas por dicho logro).

Pues bien, como yo no pod�a ser menos, en Enero de 1982 viaj� a Estados Unidos, estuve dos meses, y jugu� torneos abiertos en Nueva York, Los Angeles, Denver, etc., y tambi�n obtuve el t�tulo de maestro americano, con un elo USA de 2308, claro que con s�lo 11 a�os, siendo el maestro americano m�s joven de la historia hasta ese momento (La Revista Chess Life tambi�n habl� de mi, claro que sin una portada!).

Te cuento que en uno de esos torneos jugu� con el G.M. Walter Browne, qui�n en ese tiempo era uno de los mejores del mundo, con un elo de 2580 (te recuerdo que en ese tiempo, los jugadores con elo 2600 eran s�lo 10, no como ahora, que son m�s de 100). Esa partida la perd�, pero llegu� en 4� lugar, en empate con el ex-ruso Igor Ivanov (que a�os antes le hab�a ganado a Karpov).>>

Luego, Eduardo juega en 1982 el Mundial Cadete en Ecuador (que fue ganado por Bareev y que tambi�n jugaron los actuales grandes maestros Granda y Agdestein), logrando la 12� ubicaci�n, hecho muy destacado y premonitorio de mayores haza�as, ya que s�lo ten�a 12 a�os en ese momento.

Posicionamiento a nivel mundial

La confirmaci�n del gran talento de nuestro compatriota ocurri� en el a�o 1983, partiendo con un sonado triunfo en el Campeonato Juvenil de Chile (con apenas 13 a�os!).

Veamos una partida de dicho certamen, donde enfrenta a un jugador muy conocido:

Campeonato Nacional Juvenil Chile 1983
Blancas: Germ�n Bielefeldt
Negras: Eduardo Rojas
1.c4 Nf6 2.Nc3 e6 3.Nf3 c5 4.g3 Be7 5.Bg2 O-O 6.O-O d6 7.d4 cxd4 8.Nxd4 a6 9.e4 Nbd7 10.b3 Qc7 11.Bb2 Rb8 12.Qe2 Nc5 13.f4 Bd7 14.Kh1 Ne8 15.e5 g6 16.Rad1 Ng7 17.Qc2 b6 18.exd6 Bxd6 19.b4 Nb7 20.Ne4 Be7 21.Qc3 f6 22.Nf3 Nf5 23.a3 Rbd8 24.Nfd2 Bc6 25.Qb3 Nbd6 26.Nxd6 Bxg2+ 27.Kxg2 Rxd6 28.Kg1 Qc6 29.Rfe1 Rfd8 30.Nf3 Rxd1 31.Rxd1 Rxd1+ 32.Qxd1 Qxc4 33.Kf2 h5 34.Nd2 Qd5 35.Qe1 a5 36.Ne4 axb4 37.Bxf6 Bc5+ 38.Nxc5 Qxc5+ 39.Kg2 Qd5+ 40.Kg1 bxa3 41.Qc1 Qc5+ 42.Qxc5 bxc5 43.Bc3 Ne3 44.Ba1 a2 (0-1)

Tras este notable triunfo, Eduardo ratifica todas sus condiciones al obtener el 2do lugar en el Mundial Cadete jugado ese mismo a�o en Bucaramanga (Colombia). Para hacer notar la calidad de la competencia, basta decir que el ganador fue el sovi�tico Dreev y que tambi�n jug� aquella vez el holand�s Jeroen Piket, con qui�n el chileno hizo tablas.


A continuaci�n un buen triunfo sobre un encopetado rival y que junto con otra partida, fue elegida el "premio de belleza del torneo":

Mundial Cadete 1983 Bucaramanga (Colombia)
Blancas: Eduardo Rojas (Chile)
Negras: Matias Wahls (Alemania)
1. e4 c5 2. Cf3 Cc6 3. d4 cxd4 4. Cxd4 Cf6 5. Cc3 d6 6. Ag5 e6 7. Dd2 a6 8. 0-0-0 Ad7 9. f3 h6 10. Ae3 b5 11. Cxc6 Axc6 12. g4 Ae7 13. Ag2 Tc8 14. Ce2 Dc7 15. Cd4 Ab7 16. h4 Cd7 17. g5 Cb6 18. b3 d5 19. e5 g6 20. h5 gxh5 21. g6 Dxe5 22. gxf7+ Rxf7 23.
Tde1 Af6 24. Ah3 Tce8 25. Af2 Dd6 26. Axe6+ Rf8 27. Rb1 Th7 28. Thg1 Ag5 29. f4 Axf4 30. Tg8+ (1-0)

Siguiendo la buena estrella de 1983 y como ya vimos en una entrega anterior, Eduardo juega el Campeonato Adulto chileno y obtiene un digno noveno lugar, peleando codo a codo con los maestros m�s destacados de la �poca (Cifuentes, Godoy, Silva, Salazar, Duarte, Bombardiere, etc.).
Luego, lo vemos nuevamente en la arena internacional alcanzando otro importante logro, nada menos que un 5to puesto en el Mundial Cadete jugado en la localidad francesa de Champigny Sur Marne en 1984. La n�mina de contendores es estelar: primero nuevamente fue Alexey Dreev, segundo el indio Anand, tercero Vassily Ivanchuk y cuarto el holand�s Piket(!!).
Respecto de Vishy Anand, Eduardo tiene una opini�n muy clara:
<< ... en mi tiempo no hab�a un jugador con un talento como el suyo. Este pensamiento lo tuve desde que lo conoc� y lo v� jugar por primera vez, cuando su reloj marcaba s�lo 15 minutos para toda la partida y el resto del tiempo se paseaba mirando el resto de los encuentros.>>
En este evento Eduardo jug� una disputad�sima y decisiva partida con Dreev, donde abundaron los "golpes" y que lamentablemente termin� con el triunfo del ruso. Esta debe ser la partida m�s famosa del penquista, y que se encuentra en todas las bases de partidas de internet. Ve�mosla...

Mundial Cadete 1984 Champigny Sur Marne (Francia)
Blancas: Eduardo Rojas (Chile)
Negras: Alexey Dreev (URSS)
1.e4 e5 2.Nf3 d6 3.d4 exd4 4.Nxd4 g6 5.Nc3 Bg7 6.g3 Nc6 7.Be3 Nf6 8.h3 O-O 9.Bg2 Ne5 10.O-O Re8 11.b3 c6 12.Re1 Qc7 13.a4 Ned7 14.Qd2 Nc5 15.Bh6 a5 16.g4 Bh8 17.Rad1 Bd7 18.Bf4 Rad8 19.g5 Nh5 20.Bh2 Qc8 21.h4 Bh3 22.f3 Be5 23.Nde2 Bxg2 24.Kxg2 Qc7 25.Nf4 Ng7 26.Kh1 Qc8 27.Nce2 b6 28.Nd4 d5 29.exd5 Bxf4 30.Qxf4 Rxd5 31.c3 Nge6 32.Nxe6 Rxe6 33.Qg3 Qe8 34.c4 Rd3 35.Rf1 Rxb3 36.Qc7 Nd3 37.c5 bxc5 38.Qxa5 c4 39.Qc7 Re2 40.a5 Rbb2 41.Bg1 c5 42.a6 Qa8 43.Ra1 c3 44.Ra3 Rb1 45.Rxc3 Rxf1 46.Rxd3 Re8 47.Qb7 c4 48.Qxa8 Rxa8 49.Ra3 Kf8 50.Kg2 Rb1 51.a7 Rb7 52.Bc5+ Kg8 53.Rc3 Rc7 54.Bd4 Kf8 55.Kf2 Ke7 56.Re3+ Kd7 57.Ke2 Kc6 58.Kd2 Kd5 59.Kc3 Rcxa7 60.Bxa7 Rxa7 61.Kc2 Ra2+ 62.Kd1 Kd4 63.Re7 Rh2 64.Rxf7 Rxh4 65.f4 Kd3 66.Rd7+ Kc3+ 67.Rf7 Rh1+ 68.Ke2 Kc2 69.f5 gxf5 70.Rxf5 c3 0-1

Y ahora otra partida del mismo torneo, donde el chileno se luce con un muy vistoso avance de peones que termina por atrapar a la dama del rival.

Mundial Cadete 1984 Champigny Sur Marne (Francia)
Blancas: E. Rojas (Chile)
Negras: N. Nikolov (Bulgaria)
1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cc6 5.Cb5 d6 6.c4 Cf6 7.Cc3 a6 8.Cd4 Ae7 9.Ae2 0-0 10.0-0 Ad7 11.Ae3 Cxd4 12.Dxd4 Ac6 13.Tfd1 Tb8 14.a4 b6 15.f3 Dd7 16.Dd2 Tfd8 17.Af1 Db7 18.Df2 Ce8 19.b4 Cc7 20.b5 Ae8 21.a5 bxa5 22.b6 Ca8 23.Txa5 Tdc8 24.Tb1 Ad8 25.c5 Ab5 26.Cxb5 axb5 27.Ta7 (1-0)

Finalmente, es importante se�alar que Eduardo por lo general viajaba a los campeonatos mundiales acompa�ado de Roberto Cifuentes, de qui�n conserva los mejores recuerdos:
<< Siempre le agradecer� a Cifuentes su dedicaci�n a mi persona. Antes de viajar a cualquier torneo, nos juntabamos en Santiago, dos semanas antes, y estudiabamos todo el d�a (!).>>

Bueno, hasta aqu� esta entrega, donde quedamos ad portas del m�ximo logro obtenido por un ajedrecista chileno: ganar un campeonato mundial.
 

SABIA UD QUE (55) "Tras la huella de un campe�n mundial"


 

... el tenis no es el �nico deporte que nos ha entregado un campeonato mundial?

Esta historia nace el a�o 2002, cuando en el foro Linach se debate qui�n ha sido el mejor ajedrecista chileno de todos los tiempos.
Junto a los "candidatos fijos" Iv�n Morovic, Ren� Letelier y Rodrigo V�squez se menciona a un "casi desconocido" jugador oriundo de la 8va regi�n, qui�n ostenta lo que puede considerarse el mayor logro jam�s conseguido por un chileno. Me refiero a la obtenci�n de un t�tulo mundial reconocido por la Fide.
Ya muchos podr�n deducir que me refiero a EDUARDO ROJAS SEP�LVEDA, qui�n en 1985 se coron� Campe�n Mundial de Cadetes.
A ra�z de esto me naci� la inquietud de saber qui�n fue esta verdadera leyenda del deporte chileno y de a poco y en la "medida de lo posible" comenc� a indagar y a buscar informaci�n.
Este acercamiento qued� plasmado en mi art�culo del 02 de Julio de este a�o, titulado "El debutante" (ver SABIA UD QUE Nro.39), donde comentaba su primera participaci�n en un Campeonato de Chile Adulto a la corta edad de 13 a�os.
Y aqu� sucede lo incre�ble!!
Un d�a abro mi correo y me encuentro con un email del mismisimo Eduardo Rojas agradeci�ndome el mentado art�culo.
A partir de entonces mantuve correspondencia diariamente con �l, qui�n acept� gentilmente contarme sus haza�as sobre el tablero.
Lo anteriormente expuesto me produjo una gran alegr�a, ya que la informaci�n que andaba buscando la recib� de "primera mano", pero a la vez, tambi�n me significa un gran desaf�o lograr "armar" toda la historia, de modo que el resultado quede a la altura de las circunstancias.
Espero as� sea...

INICIOS
Como es natural, me interes� de sobremanera saber como se forja un campe�n, para ello me parece que lo m�s adecuado es saber como comenz� todo, as� que ah� vamos:
Al consultarle a Eduardo por sus primeros acercamientos al mundo de los 64 escaques, me coment� lo siguiente:

<< Yo comenc� a jugar a los 3 a�os, antes de aprender a leer, y a los 6 a�os, para mi cumplea�os, y a modo de regalo, mi padre me hizo socio, del Club de Ajedrez de Concepci�n, junto a mis hermanos Mario y Jaime.>>

All� Eduardo conoci� a una persona que lo marcar�a profundamente y de qui�n est� muy agradecido, me refiero a su primer profesor, el se�or Guillermo Rodr�guez, una persona que no es muy conocida en el ambiente ajedrec�stico.
Sobre su formador, Eduardo indica:

<< El me ense�� cuando era ni�o, entre los 6 y los 8 a�os, y me recomend� excelentes libros. Todav�a me acuerdo cuando ten�a esa edad e iba al Club en calle San Mart�n, que quedaba a dos cuadras de mi casa, a las 7 de la tarde, a estudiar con don Guillermo. Yo esperaba todo el d�a que llegara esa hora para poder estudiar y jugar.
Recuerdo que cuando jugu� en Inglaterra unos a�os despu�s, compr� el �ltimo "Informador Ajedrec�stico", que en ese tiempo pocas personas lo ten�an. Se lo regal� con una dedicatoria, y se emocion� mucho cuando se lo entregu�. A lo mejor, el regalo fue poca compensaci�n a lo que hizo por mi persona, pero demostraba todo mi afecto y agradecimiento a don Guillermo. Creo que �l no se ha olvidado de ese regalo y del momento en que se lo entregu�.>>

Otra persona muy importante en sus inicios fue su hermano Mario, de qui�n es digno destacar que es el mayor del "clan Rojas". Adem�s, fue campe�n nacional infantil los a�os 1978, 1979 (Torneos Digeder) y 1980 (de la Federaci�n). Tambi�n jug� campeonatos nacionales juveniles, junto con el penquista Leonardo Quijada, y semifinales de campeonato de Chile y fue muchas veces campe�n de Concepci�n.
Veamos que nos dice nuestro ex-campe�n respecto de su hermano:

<< Tambi�n me ense�aba ajedrez, y sacrificaba su tiempo para que su hermano menor aprendiera. Te comento una an�cdota: cuando estudiaba con Mario, m�s de una vez, en pleno estudio, me aburr�a y botaba las piezas del tablero; �l, con la paciencia de un hermano mayor, volv�a a colocar las piezas en su lugar; pues bien, en una oportunidad cuando lanc� las piezas, mi hermano se enoj�, y me peg� una patada en el trasero. Por supuesto, despu�s de esa desgraciada experiencia, nunca m�s lo volv� a hacer, y me convert� en un alumno muy estudioso.>>

Finalmente, Eduardo tambi�n guarda muy gratos recuerdos de Guillermo Scholz, qui�n tambi�n le hizo clases cuando era ni�o. Veamos sus rememoranzas:

<< En ese tiempo Scholz era uno de los mejores ajedrecistas de Chile. Te recuerdo que en el a�o 1978 o 1979 estuvo a punto de ser Campe�n de Chile.
Jug� la �ltima partida con Mario Araya, y empatando era campe�n. Estaba ganado y en el �ltimo momento se "colg�" una torre y perdi�. Empat� el primer lugar, si bien recuerdo con Campos y Donoso, jugaron un match de desempate y perdi�. Tiempo despu�s, Scholz se fue a vivir a Francia, y cuando jugu� el Mundial Cadete (1984) en dicho pa�s, fue especialmente a
verme jugar, y recorrimos Par�s junto a Roberto Cifuentes.>>

PRIMERAS COMPETENCIAS NACIONALES

El penquista comenz� a muy tierna edad a jugar campeonatos nacionales, y ya de 9 a�os lo encontramos obteniendo primeros lugares.
Veamos el v�vido relato de estas incursiones iniciales:

<< El primer torneo nacional infantil (menores de 14) que jugu� fue en el a�o 1979. Ese a�o, se jugaron los Juegos Deportivos Escolares, que organizaba la Digeder.
Se trataba de un torneo por equipos y por regiones. Bien, el equipo de la octava regi�n estaba formado por mi hermano Mario, primer tablero, yo en el segundo tablero, y mi hermano Jaime, en el tercer tablero. Salimos campeones por equipos, y yo gan� mis 9 partidas (!).
Al mismo torneo hab�a clasificado el a�o 1978, por Concepci�n, pero era muy chico y mi padre no me dej� ir.
Despu�s, en 1980, jugu� el campeonato nacional infantil organizado por la Federaci�n. Sal� en un honroso 4� lugar, aprox.(ten�a s�lo 10 a�os). El campe�n fue mi hermano Mario.
El a�o 1981, viaj� a Santiago, con mi hermano Jaime, a jugar el campeonato nacional infantil. Sal� 1�, con 7,5 de 9, y mi hermano lleg� 2�, con 7 puntos, 3� lleg� Michel, con 6,5.>>

Y ahora una total primicia (ojo que "nuestro h�roe" ten�a s�lo 11 a�os), disfrutenla:

Campeonato Nacional Infantil de 1981
Blancas: Eduardo Rojas
Negras: Christi�n Michel
1. e4 e5 2.
Cf3 Cc6 3. Ab5 a6 4. Aa4 d6 5. 0-0 Ad7 6. c3 Cf6 7. Te1 Ae7 8. h3 0-0 9. d4 Ae8 10. Cbd2 h6 11. Cf1 exd4 12. cxd4 d5 13. e5 Ce4 14. Ac2 f5 15. exf6 Cxf6 16. Ce5 Cxe5 17. dxe5 Ch7 18. Dd3 Cg5 19. Axg5 Axg5 20. Dh7+ Rf7 21. e6+ Rf6 22. e7 (1-0)

Consultado sobre una eventual rivalidad en el tablero con el actual Maestro Internacional Christi�n Michel, me coment� (para mi sorpresa) lo siguiente:

<< A Michel, jam�s lo consider� un rival, siempre fue un excelente amigo. Adem�s, nunca me sent� en competencia con �l, ya que �nunca tuve problemas en ganarle! Por otra parte, en aquellos a�os mi hermano Jaime tambi�n alcanz� un nivel mayor que Michel.
La rivalidad ajedrec�stica s�lo existi� con mi hermano Jaime. Con �l jugamos una infinidad de partidas, normalmente acord�bamos tablas, y de las que jug�bamos en serio algunas las gan� yo y otras �l. En todo caso, como dorm�amos en la misma pieza, el que ganaba ten�a que buscarse otro lugar para dormir, y el que perd�a no duraba m�s de un minuto en el Club.
Lamentablemente, para Chile s�lo hab�a una plaza para los mundiales, y esa plaza era ocupada por mi. Pero, te hago presente que en esa �poca, a nivel infantil, cadete y juvenil, el �nico que me hac�a el peso era mi hermano Jaime.>>

Sobre este punto es importante mencionar que Jaime Rojas, por su parte, fue campe�n juvenil de Chile el a�o 1982, y campe�n Sudamericano el a�o 1985 en un torneo jugado en Argentina. Jug� varias finales del campeonato de Chile, all� por los a�os 1985 a 1987, y alcanz� un elo de 2330, aproximadamente.

Como datos finales de esta primera entrega les comento dos hechos casi anecd�ticos:
- Eduardo firma sus mails del siguiente modo:

" Eduardo Rojas Sep�lveda
Ex-Ajedrecista "

- La primera partida que me envi� la transcribi� DE MEMORIA, pese a haberla jugado casi 20 a�os antes!!
 

SABIA UD QUE (54) "Un cuarto de queso, por favor!"


 

... no siempre a las partidas empatadas se le otorg� medio punto en el ajedrez?
En efecto, ya que en alg�n momento de la historia de este milenario juego, el empate tuvo una puntuaci�n distinta... nos referimos al Torneo de Montecarlo 1901.
Cuando se difundi� el programa de este torneo, dados los extraordinarios premios y magn�ficas condiciones, se esperaba que reunir�a a los principales maestros del mundo. Lamentablemente no fue as� y los c�lebres nombres de Lasker, Maroczy, Burn y algunos otros, no aparec�an entre los inscritos. El torneo estaba limitado a 12 participantes, pero por unanimidad de ellos, se elev� el n�mero a 14. El inicio del certamen se atras� tres d�as a causa de la muerte de la reina de Inglaterra (?!) y as�, �ste comenz� el 4 de febrero y finaliz� el 5 de marzo.
La caracter�stica principal de este campeonato, que lo hace diferente de los dem�s y, por lo tanto, hist�rico, es que se aplicaron las "Reglas Lasker", las cuales se�alaban que si en la primera partida era tablas, se contaba un cuarto de punto a cada jugador y deb�an jugar una nueva partida, y al que ganase esta segunda confrontaci�n, le ser�an computados tres cuartos de punto en total. Si volv�a a hacer tablas, cada uno sumar�a un total de medio punto. De esta forma, por un ejemplo un jugador pod�a anotarse un punto completo tras dos juegos y su rival, tan solo un cuarto, es decir, tablas en la primera y victoria de alguno, en la segunda.
Se establecieron seis premios que en total sumaron 12.300 francos, m�s una cantidad de 1.500 francos a distribuir entre los no premiados. El justo vencedor fue el ruso David Janowsky (1868-1927), el cual bati� a todos los premiados, excepto a Alapin, con el que pudo hacer tablas, pero su aversi�n a los empates lo llev� a perder.

Las posiciones finales del gran torneo de Montecarlo 1901, fueron las siguientes:

1� Janowsky, 10 y un cuarto puntos;
2� Schlechter, 9.5;
3� Scheve, 9;
4� Chigorin, 9;
5� Alapin 8.5 puntos;
6� Mieses, 7;
7� Blackburne, 6.5 puntos;
8� Gumsberg, 6.5;
9� Marco, 6.0;
10� Marshall, 5.5;
11� Reggio 4 y un cuarto puntos;
12� Mason, 4 y un cuarto;
13� Winawer, 4; y
14� Didier, un cuarto.

El primer premio de belleza fue concedido a Mieses por partida doble, por sus partidas contra Marco y Mason.
No cabe duda, una interesante manera de aplacar el "efecto tablas" (muy de moda en estos d�as entre los maestros de elite) y as� que los maestros jueguen a ganar, para que no tengan que jugar dos veces para anotarse un punto completo. Don Luis Rentero, deber�a informarse acerca de la historia y hacer se su Linares, un torneo atractivo como lo era en anta�o.

Veamos algunas atractivas partidas del certamen (los dos premios de belleza y la �nica derrota del campe�n):

Montecarlo 1901
Blancas: Mieses, Jacques
Negras : Mason, James
Defensa Francesa
1.e4 e6 2.d4 d5 3.exd5 exd5 4.Be3 Nf6 5.Bd3 Bd6 6.Nc3 c6 7.Qd2 Qe7 8.O-O-O Na6 9.Re1 Be6 10.Bg5 h6 11.Bh4 g5 12.Bg3 Nc7 13.Nf3 Nd7 14.Ne5 Bxe5 15.Bxe5 Nxe5 16.Rxe5 O-O-O 17.Na4 b6 18.h4 f6 19.Re3 Qd6 20.b4 Kb7 21.Qc3 Qf4 22.Kb1 gxh4 23.Ka1 Bd7 24.Rb1 Ne6 25.Ba6+ Kc7 26.Nc5 Nxc5 27.bxc5 Rb8 28.Rf3 Qg5 29.Qe1 Qg4 30.Rd1 Rbe8 31.Qh1 Kd8 32.Qh2 bxc5 33.Qd6 Qe6 34.Qxc5 Bc8 35.Bxc8 Qxc8 36.Rxf6 Re6 37.Rf7 Ke8 38.Qxa7 Rf8 39.Rb7 1-0

Montecarlo 1901
Blancas: Marco, George
Negras : Mieses, Jacques
Defensa Siciliana
1.e4 c5 2.Nf3 e6 3.d4 cxd4 4.Nxd4 Nc6 5.Nc3 Nf6 6.Ndb5 Bb4 7.a3 Bxc3+ 8.Nxc3 d5 9.exd5 exd5 10.Bf4 O-O 11.Bd3 Bg4 12.f3 Bh5 13.O-O Bg6 14.Bxg6 hxg6 15.Bg5 Qb6+ 16.Kh1 Qxb2 17.Bxf6 gxf6 18.Qd2 Qb6 19.Nxd5 Qd8 20.Rad1 Kg7 21.Qf4 Ne5 22.Qb4 Rh8 23.h3 Qc8 24.Qe7 Qf5 25.Kg1 Rae8 26.Qxb7 Rxh3 27.gxh3 Qg5+ 28.Kf2 Nd3+ 29.Rxd3 Qh4+ 30.Kg1 0-1

Montecarlo 1901
Blancas: Janowsky, Dawid
Negras : Alapin, S.
Defensa Francesa
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Nc3 Nf6 4.e5 Nfd7 5.f4 c5 6.dxc5 Bxc5 7.Qg4 O-O 8.Bd3 f5 9.Qh3 Bxg1 10.Rxg1 Nc5 11.g4 Nxd3+ 12.cxd3 Nc6 13.gxf5 Rxf5 14.Bd2 a6 15.O-O-O Rf7 16.Ne2 Ne7 17.Nd4 Nf5 18.Nf3 a5 19.Kb1 Rc7 20.Ng5 h6 21.Nf3 Qe8 22.Nh4 Qh5 23.Rg4 Nxh4 24.Rdg1 Qf5 25.Qg3 Qxg4 26.Qxg4 Nf5 27.Qd1 a4 28.Bb4 Bd7 29.Bd6 Rcc8 30.h4 Be8 31.h5 Kh7 32.a3 Ra6 33.Qg4 Rac6 34.d4 Kg8 35.Bb4 Kh7 36.Bc3 Rc4 37.Qh3 R8c7 38.Rd1 Rc8 39.Rh1 R8c6 40.Qd3 Kh8 41.Qf3 Kh7 42.Rd1 Kg8 43.Rg1 Kh7 44.Qg4 Rc7 45.Ba5 R7c6 46.Bb4 Rxd4 47.Bf8 Rc7 48.Bd6 Rcc4 49.Bf8 Rc7 50.Qf3 Rcc4 51.Qg2 Rxf4 52.Qe2 Rce4 53.Qc2 Bxh5 54.Qc8 Rg4 55.Rxg4 Rxg4 56.Qxe6 Bg6 57.Ka2 Ne3 58.Qb6 d4 59.Qc7 Bc2 0-1
 

 

SABIA UD QUE (53) "La langosta de Fischer"


 

... en su visita a Santiago en 1959 a Bobby Fischer le sirvieron al desayuno la misma langosta todos los d�as?
Hace 45 a�os y con motivo de la realizaci�n del II Torneo Arturo Alesandri Palma, en la ciudad de Santiago se hicieron presentes destacados exponentes de nuestra querido deporte, entre ellos Ludek Pachman, Borislav Ivkov (primer campe�n mundial juvenil) y los argentinos Pilnik y Sanguinetti, pero todos ellos se vieron opacados por un joven norteamericano de s�lo 16 a�os llamado Robert J.Fischer.
A pesar de su corta edad Fischer ya era un proyecto de gigante ajedrec�stico y candidato al cetro mundial, pero a la vez un exc�ntrico de talla mayor. Mientras estuvo en Chile hizo gala de sus ma�as y caprichos m�s reconocidos. Al punto que testigos de la ep�ca comentan que al transitar por la calle Bobby pensaba que lo iban a matar, se daba vuelta a cada rato y a todos los miraba como posibles asesinos. Anduvo siempre con guardias de la embajada norteamericana.
Famosa tambi�n, fue su visita al zool�gico metropolitano, donde comenz� a tirar piedras a los monos y casi lo llevan detenido.
Se cuenta que lleg� con tres ba�les repletos de libros de ajedrez y a su madre qui�n lo acompa�aba, la envi� a la ciudad de Concepci�n, porque no pod�a tenerla a menos de 400 kil�metros cuando jugaba (!).
Como si todo esto fuera poco, bajo ninguna circunstancia aceptaba que le tomaran fotograf�as, por lo cual no qued� registro de su paso por el pa�s.
Con respecto al sal�n de juego aleg� porque al lado se tiraba la loter�a y se escuchaba cuando cantaban los n�meros... y tambi�n le molestaba la luz.
Otra historia era la alimentaci�n de Bobby, qui�n se alojaba en el Hotel Crill�n (otras versiones hablan del Hotel El Conquistador), donde ten�a un mecenas que le pagaba la alimentaci�n. No com�a con ning�n compatriota suyo y se sentaba en una mesa aparte. Se sent�a perseguido, dec�a que los rusos lo iban a envenenar, as� que no tomaba ni caf� (!).Al desayuno ped�a langosta, pero para puro "joder" porque no se la com�a.
Sobre este punto circula una divertida an�cdota, que relataba el presidente de la antigua Federaci�n de Ajedrez, el se�or Gregorio Altamirano:
"Fischer se alojaba en el desaparecido y famoso Hotel Crill�n, pues el due�o era uno de los aupiciadores del Torneo. Fischer baja a desayunar y lo primero que pide es una "LANGOSTA". Se la sirven junto con su leche, huevos, jam�n y varios etc. Fischer se "come todo", menos la LANGOSTA (!!).
Al d�a siguiente, Fischer una vez m�s pide LANGOSTA y una vez m�s la deja, sin tocarla siquiera, en el plato. Al tercer d�a, el due�o del Crill�n le comenta al se�or Altamirano que por la pura LANGOSTA, Fischer est� gastando un platal en el Hotel y que �l no estaba comprometido a asumir tantos gastos. "Don Goyo", muy astuto, le dice: << De que se preocupa, SIRVANLE LA MISMA LANGOSTA TODOS LOS DIAS, igual Fischer no se la va a comer. El la pide para darse su "CACH�" de Gran Maestro.
Y as� fue todos los d�as.... "Va la Langosta de Fischer", qued� como una an�cdota en el desaparecido y famoso hotel Crill�n.>>

Tambi�n se ha hecho conocida la historia de que el padre de Fischer se encontraba viviendo en Chile en aquel tiempo, ya que seg�n documentos del FBI desclasificados en 2002, Hans Gerhard Fischer era comunista y se radic� en Chile cuando no pudo entrar a Estados Unidos. Ac� habr�a cambiado de identidad para luego casarse y tener varios hijos.
Testigos se�alan que Bobby en un auto de la embajada norteamericana pidi� ser llevado a una casa en Gran Avenida, donde entr� y estuvo por espacio de media hora. Habr�a abierto la puerta un caballero, que se supone podr�a haber sido su padre, pero Fischer nunca quiso contar qui�n era ni a qu� hab�a ido.

En lo netamente deportivo a Fischer no le fue bien, ya que solo logr� terminar en la median�a de la tabla, cosechando derrotas con Ivkov, Pachman, Sanguinetti y el chileno Carlos J�uregui.
Ahora, los invito a ver las posiciones finales:

II Torneo Arturo Alesandri Palma
Santiago de Chile 1959

1 y 2. Borislav Ivkov y Ludek Pachman 9,0 puntos.
3. Herman Pilnik 8,0 puntos.
4 al 6. Luis S�nchez, Sanguinetti y Fischer con 7,5 puntos.
7 y 8. Rodrigo Flores y Carlos J�uregui con 6 puntos.
9 y 10. Ren� Letelier y Julio Salas Romo con 4 puntos.
11 y 12. Mois�s Stekel y Walter Ader con 3,5 puntos.
13. De Souza con 2,5 puntos.

A continuaci�n transcribo a ustedes el relato efectuado por el Gran Maestro checoslovaco Ludek Pachman en su libro "El match del Siglo", sobre la derrota de Bobby ante nuestro compatriota Carlos J�uregui:

<< Bobby encajaba por aquel entonces muy mal sus derrotas. Esto lo pone de manifiesto una divertida historia en la que intervine. Despu�s de un Torneo en Mar del Plata (Argentina) vivimos juntos en un hotel de Buenos Aires. Unas cuantas veces analizamos variantes de aperturas y le mostr� a Bobby mi an�lisis de la variante Ad4 de la defensa siciliana. Le pareci� �very interesting� y me sent� orgulloso de haber encontrado algo nuevo. Pero, posteriormente descubri� Bobby que mi sacrificio de pieza menor se pod�a rebatir limpiamente.
Despu�s que en el Torneo de Santiago le gan� una partida (mi segundo triunfo consecutivo sobre �l), jur� que iba a tomar una venganza espantosa.
En la ronda siguiente jugaba yo con negras contra S�nchez, qui�n se caracterizaba por lo extremadamente conservador de su juego. Yo ten�a gran preocupaci�n de que era lo que �l habr�a preparado como apertura, con su estilo supers�lido, y hab�a estudiado muy a fondo el sistema R�ti o la apertura inglesa, y mi �nico cuidado consist�a en el modo de c�mo poder evitar las tablas. Pero S�nchez jug� 1.e4 �Maravilloso! Naturalmente jugu� c5. �l jug� la variante Ac4. A�n mejor, porque en eso ten�a yo una innovaci�n. Sacrifiqu� la pieza, pero con la velocidad del rayo me hizo dos jugadas inesperadas y pronto recib� mate. As� pues, S�nchez no se hab�a limitado a hacer tablas, sino que hab�a ganado brillantemente una partida. A�n no hab�a escrito yo el reconocimiento de mi derrota cuando ya estaba all� Bobby y gritaba:
�No la ha ganado S�nchez; yo le ense�� como ten�a que ganar; hurra!
El incidente hab�a causado alguna sensaci�n, pero no se lo tom� a mal a Bobby; al fin y al cabo segu�a siendo un muchacho, aunque tuviese el t�tulo de gran maestro.
Pero la historia no termina aqu�. Al d�a siguiente paseaba yo con el joven maestro chileno J�uregui, antes del comienzo de la ronda. Hablamos de todo lo divino y lo humano, menos del ajedrez. En el vest�bulo del local del torneo nos encontramos con Bobby y �ste exclam� sorprendido:
�Vaya, mister Pachman, hoy ha estado usted preparando a mi adversario!
S�lo en aquel momento ca� en la cuenta de que �l ten�a que jugar con J�uregui, por lo inmediatamente respond� con este farol:
Desde luego, Bobby, y por cierto muy bien.
J�uregui jug� por casualidad mi favorito sistema Saemish en la defensa india del rey, y la cabeza de Bobby se hundi� en profunda meditaci�n. �C�mo deb�a responder a una variante preparada de antemano?
Se decidi� por buscar algo fuera de la teor�a y emple� m�s de una hora y media en quince jugadas. En la 15� movida perdi� la dama y cuatro jugadas m�s tarde tambi�n la partida. >>

Hasta aqu� llega la narraci�n de Pachman, pero ahora les presento la mentada partida. Disfr�tenla...

Blancas: Carlos J�uregui (Chile)
Negras: Robert Fisher (GM EE.UU.)

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.f3 0-0 6.Ae3 Cbd7 7.Cge2 a6 8.Dd2 c5 9.a3
Entrando por transposici�n a un esquema Maroczy de la defensa siciliana. M�s habitual es 9.0-0-0 Da5 10.Rb1 b5 11.dxc5 dxc5 12.Cd5 Cxd5 13.Dxa5 Cxe3 14.Tc1 Cxc4 15.Txc4 bxc4 16.Cc3 Tb8 17.f4 Ad4 con ligera ventaja. Saidy - Cmmons, EE.UU. 1974.

9...Tb8 10.b4!? cxd4
Si 10...b5 11.cxb5 axb5 12.bxc5 dxc5 13.dxc5 Da5 14.Tb1 Ce5 15.Cd4 Td8 16.Cb3 Dc7 17.Dc2 Cc4 18.Ac1! y no se ve compensaci�n para las negras.

11.Cxd4 Ce5 12.Tc1 Ad7 13.Ae2 Tc8 14.Cd5! e6
La presi�n sostenida por el maestro chileno, obliga a su colosal adversario a un serio debilitamiento en �d6� y a mantenerse a la expectativa.

15.Cxf6+ Dxf6 16.0-0 De7 17.Tfe1
Sutil jugada, quiz�s para evitar movimientos como �d5� y �f5�. La alternativa era 17.Cb3.

17...Tc7 18.f4 Cc6 19.Cf3 Ac8 20.Ted1 Td7 21.b5 Cd8 22.Db4!
Como una boa y al m�s puro estilo del c�lebre Tigram Petrosian, J�uregui aumneta gradualmente la presi�n para ganar espacio y apretar a�n m�s a su impetuoso adversario.

22...Te8 23.Td2 f5 24.c5
Incisiva demostraci�n de la triste postura de las piezas negras. La amenaza 26.cxd6 tiene efectos demoledores.

24...d5
No era posible 24...dxc5? por 25.Axc5 Df7 26.Cg5 Df6 27.e5 ganando.

25.c6 bxc6 26.Ac5
Y la dama negra es cazada. La amenaza Cg5 decide.

26...a5 27.Db3 Df7 28.Cg5 dxe4 29.Cxf7 Txd2 30.Cd6 Cb7 31.Cxb7 Axb7 32.De3 Ted8 33.Ac4 cxb5 34.Axb5 e5 35.Ab6 exf4 36.Dxf4 e3 37.Axd8 Ad4 38.Ae2! Ae4 39.Te1 Ad3 40.Dxd4 (1-0)

Ahora veamos la �nica derrota del campe�n del torneo a manos del "Viejo Lete":

Letelier,R - Ivkov,B [E91]
Santiago Santiago (12), 1959
1.d4 Nf6 2.c4 c5 3.Nf3 g6 4.Nc3 Bg7 5.e4 0�0 6.Be2 d6 7.0�0 Bg4 8.Be3 Nfd7 9.d5 Na6 10.Qd2 Re8 11.Bh6 Bf6 12.h3 Bxf3 13.Bxf3 Nc7 14.Be3 Rb8 15.a4 a6 16.Be2 Bg7 17.Rad1 b6 18.f4 Nf8 19.Qc2 Qc8 20.e5 dxe5 21.f5 Rd8 22.d6 Rxd6 23.Rxd6 exd6 24.f6 Bh8 25.Qe4 Qd8 26.Qh4 Nfe6 27.Bg4 Nf4 28.Ne4 d5 29.Ng5 Qxf6 30.Qxh7+ Kf8 31.g3 Qg7 32.gxf4 Qxh7 33.Nxh7+ Kg8 34.fxe5 Bxe5 35.Ng5 d4 36.Nxf7 Bg7 37.Bf4 Rb7 38.Nd8 Ra7 39.Nc6 1�0

Y finalmente unas buenas tablas entre dos ni�os prodigios (en distintas �pocas por supuesto):

Fischer,R - Flores,R [C92]
Santiago Santiago (9), 1959
1.e4 e5 2.Nf3 Nc6 3.Bb5 a6 4.Ba4 Nf6 5.0�0 Be7 6.Re1 b5 7.Bb3 d6 8.c3 0�0 9.h3 Nd7 10.d4 Nb6 11.dxe5 Nxe5 12.Nxe5 dxe5 13.Qh5 Qd6 14.Nd2 Be6 15.Nf3 Bxb3 16.axb3 Nd7 17.b4 Qe6 18.Be3 Rfd8 19.Qf5 Qxf5 20.exf5 f6 21.Red1 c5 22.bxc5 Nxc5 23.Bxc5 Bxc5 24.Kf1 b4 25.Nd2 bxc3 26.bxc3 a5 27.Ke2 a4 28.Ne4 Rdc8 29.Kd3 a3 30.Kc2 Ra7 31.Rdb1 Be7 32.Rb5 Kf7 33.Rab1 Rcc7 34.Rd1 g6 35.g4 Rcb7 36.Rxb7 Rxb7 37.Rb1 Ra7 38.Kb3 Rd7 39.Kc2 Ra7 40.Ra1 gxf5 41.gxf5 Rb7 42.Ra2 Rc7 43.Kb1 Rb7+ 44.Ka1 Rc7 45.Rd2 Ke8 46.Ka2 Rd7 47.Rxd7 Kxd7 48.c4 Kc6 49.Kb3 Kb6 50.h4 Kc6 51.h5 Kb6 52.Nc3 Kc5 53.Nd5 Bd8 54.Ne3 Kd4 55.Kxa3 Ke4 56.Kb4 Kf3 57.c5 Kxf2 58.Ng4+ Kg3 59.Nxf6 Bxf6 60.c6 Bd8 61.f6 e4 62.f7 Be7+ ���
 

 

SABIA UD QUE (52) "La vida oculta de Alekhine"


 

...el legendario Campe�n del Mundo Alexander Alekhine era un genio sobre el tablero, pero su vida fuera del mundo de las 64 casillas, al parecer, no era tan maravillosa como dentro de ellas.
No son pocos quienes en su epoca hablaron m�s de alguna peste del brillante campe�n. Uno de ellos es el gran ajedrecista y psic�logo norteamericano Ruben Fine, qui�n en su obra "Psicolog�a del jugador de Ajedrez", se refiere a la vida de Alekhine, de la siguiente manera:

ALEJANDRO ALEKHINE (1892 � 1946) fue el s�dico del mundo del ajedrez. V�stago de una acaudalada familia rusa, vino al mundo en Mosc�, el a�o 1892. Como excepci�n, fue la madre, seg�n se dice, quien le ense�� a jugar al ajedrez siendo ni�o, y pronto se convirti� en fan�tico entusiasta del juego.
En el colegio, se pasaba la mayor parte del tiempo jugando partidas a ciegas. Sus progresos fueron tan r�pidos que a los diecis�is a�os ya era maestro. La fortuna familiar le permiti� dedicar al ajedrez muchas horas (al extremo que su padre se di� el lujo de perder en el casino de Montecarlo dos millones de rublos).
En San Petersburgo, el a�o 1914, Alekhine obtuvo su primer aut�ntico �xito internacional: termin� tercero, detr�s de Lasker y Capablanca. Una calurosa amistad se desarroll� entre Alekhine y Capablanca, que contrasta enormemente con el encarnizamiento que los mantuvo alejados en sus �ltimos a�os.
Durante la guerra y la revoluci�n subsiguiente no hubo ocasi�n para la actividad ajedrecista. Alekhine pasaba por haber sido miembro del partido comunista. Una vez estuvo quince d�as recluido en una cheka, como sospechoso de haber transmitido informaci�n secreta. Sus conocimientos de lenguas extranjeras le valieron un cargo en el Ministerio del Exterior. Utiliz� el puesto para incluirse en una delegaci�n que iba a enviarse al extranjero y se separ� de ella al llegar a Alemania (!).
Hacia 1921 ya estaba fuera de la URSS y se convirti� en maestro ajedrecista profesional, continuando as� durante el resto de su vida. En 1929 se doctor� en Derecho por la Sorbona, pero nunca ejerci� la carrera.
En el per�odo de posguerra, Alekhine fue clasificado tercero del "ranking" mundial, tras Lasker y Capablanca. Como quiera que Lasker se retir� pronto, s�lo Capablanca qued� delante de �l. Dedic� sus esfuerzos durante a�os a la tarea de derrotar al cubano. Estudi� sus partidas, trabaj� con empe�o, escribi� algunos interesantes libros y, por fin, consigui� obtener el t�tulo mundial en 1927.
Una vez que venci� a Capablanca, la actitud de Alekhine hacia el cubano di� un giro de ciento ochenta grados. Eludi� el "match" de desquite recurriendo a cuantas triqui�uelas fue capaz de imaginar. En una ocasi�n en que Capablanca reuni� la bolsa de 10.000 d�lares requerida, Alekhine exigi� que se le pagara en oro, �porque el d�lar ya no ten�a el mismo valor!
Cerr� a Capablanca el camino a todos los torneos en los que �l participaba, mediante el eficaz sistema de pedir honorarios de cifras extravagantes, que las comisiones organizadoras no pod�an aceptar. Ambos jugadores no volvieron a encontrarse en ning�n torneo hasta 1936, cuando Alekhine ya hab�a perdido el campeonato y no estaba en situaci�n de dictar condiciones.
Evitar sistem�ticamente a Capablanca, desde luego, ten�a una determinaci�n neur�tica. No cabe la menor duda de que en los a�os comprendidos entre 1928 y 1934, Alekhine hubiese ganado con bastante facilidad; su ajedrez hab�a alcanzado en ese per�odo un nivel de extraordinaria altura, mientras que el del cubano se encontraba en pleno declive.
Alekhine lleg� al incre�ble extremo de eludir toda menci�n del nombre de Capablanca. En 1937, en un torneo ajedrecista que se celebraba en Margate (Inglaterra), sir John Simon, entonces Ministro del Interior, pronunci� unas palabras de inauguraci�n. Lo que dijo no ten�a particular importancia, pero cit� el nombre de Capablanca en el curso de la alocuci�n. Inmediatamente, Alekhine se puso en pie y abandon� la sala de modo ostentoso. El enemigo debe ser totalmente exterminado, hasta su nombre tiene que desaparecer.
El per�odo inicial de su etapa de campe�n, de 1927 a 1934, vi� a Alekhine en la cima de su potencia. Entonces comenz� a beber sin medida, su juego fue menoscab�ndose y empez� a manifestar algunos s�ntomas de megaloman�a.
En 1935, se organiz� en Varsovia un torneo internacional, por equipos. Alekhine jugaba como primer tablero por Francia, ya que se hab�a nacionalizado franc�s. Sin embargo, durante el viaje lleg� a la frontera polaca sin pasaporte. Cuando los funcionarios le pidieron la documentaci�n, Alekhine replic�: "Soy Alekhine, campe�n mundial de ajedrez. Tengo un gato llamado "Ajedrez". No necesito documentos." La cuesti�n tuvo que ser arreglada por las m�s altas autoridades.
En 1935, sus aberraciones le produjeron la p�rdida del t�tulo ante el doctor holand�s Max Euwe. Aunque lo recuper� en 1937, ya era evidente que muchos ajedrecistas de la generaci�n m�s joven se encontraban por entonces a su misma altura y algunos, incluso, le superaban.
Durante la guerra, Alekhine se hizo colaboracionista nazi. Redact� una serie de art�culos, dentro del esp�ritu "ario", en los que "demostraba" que los jud�os no pod�an jugar al ajedrez y que hab�an contaminado la pureza del juego. Como quiera que muchos de sus colegas eran jud�os, se vio boicoteado por ellos, despu�s de la guerra. Botvinnik, una excepci�n, le ret� a una "match", en 1946, el cual se celebrar�a en Londres. Poco antes de la fecha se�alada para este encuentro, Alekhine falleci� en Lisboa, de un ataque card�aco.
Seg�n una noticia transmitida por radio durante la guerra, Alekhine pas� una temporada recluido en un sanatorio de Vichy (Francia); pero no he logrado obtener m�s detalles.
Las relaciones de Alekhine con las mujeres fueron se�aladamente tumultuosas. Se cas� cinco veces. Sus dos �ltimas esposas eran mucho mayores que �l; una de ellas le llevaba treinta a�os, la otra, veinte. Se rumoreaba que se qued� impotente en edad temprana (!). Con su �ltima esposa se manifest� abiertamente s�dico.
En sus �ltimos a�os, Alekhine ofreci� otras excentricidades tambi�n. Trataba a las personas como si fueran simples peones en el tablero de ajedrez. En cierta ocasi�n, ten�a programada una exhibici�n de cuarenta simult�neas, en M�xico; a �ltima hora, apareci� un personaje de cierta importancia pol�tica, que tambi�n deseaba jugar, y se a�adi� un tablero m�s, el n�mero cuarenta y uno. Alekhine lo tir� al suelo deliberadamente. Una vez, se present� a dar una exhibici�n tan borracho que empez� a orinarse en el piso y la exhibici�n tuvo que interrumpirse. Poco antes de una partida, en el curso del "match" de 1935 contra Euwe, le encontraron tendido en un campo, completamente ebrio.
A diferencia de Capablanca, Alekhine adoraba el ajedrez. Jugaba muy a menudo y cuando no lo hac�a estudiaba. Sol�a decir que, incluso estando de viaje, dedicaba cuatro horas diarias al ajedrez.
De nuevo reconoce uno en �l un vigoroso componente f�lico-narcisista. En primer lugar, el juego representaba para Alekhine un arma de agresi�n, un medio para destruir a rivales que no pod�a derrotar de otra manera. Al compararle con Capablanca, dos detalles reclaman atenci�n: Alekhine aprendi� a mover las fichas ense�ado por su madre, Capablanca por su padre. De aqu� que, para Alekhine, seguir practicando el ajedrez significase vencer a la madre (incluso dec�a que jugaba al ajedrez en la cama con su �ltima esposa, que era lo bastante vieja como para ser su madre). Para Capablanca, continuar en el ajedrez representaba estar alejado de la madre, de forma que el juego le aburri�.
El estilo de juego de Alekhine se determina f�cilmente: era el gran exponente del ataque por sorpresa. Le gustaba pensar de s� mismo que constitu�a el m�s importante jugador de ataque de la historia del ajedrez. Salta a la vista que ese esp�ritu de acometividad representaba para �l una sublimaci�n de los impulsos s�dicos hacia su padre. Cuando ten�a a un hombre batido, deseaba destruirle; lo que intent� en la vida real con Capablanca, lo desarrollaba de forma simb�lica sobre el tablero.
Al propio tiempo, sobre todo en su �poca final, Alekhine manifest� una acusada debilidad en su juego defensivo. Psicol�gicamente, la raz�n est� clara: proyectaba sus instintos s�dicos hacia el adversario, y tem�a el completo aniquilamiento que le hubiera gustado infligir.
Probablemente, Uds. puedan pensar otra cosa, en fin.
 

 

SABIA UD QUE (51) "M�xima velocidad"


 

... en 1999 el cubano L�zaro Bruz�n hizo 3 normas de Maestro Internacional y 2 de Gran Maestro en s�lo 7 meses?

Veamos una cr�nica de su haza�a:

Teniendo en cuenta los extraordinarios resultados alcanzados por el joven Bruz�n (ganador del torneo internacional "Carlos Manuel de C�spedes"; primer lugar compartido en el Campeonato Mundial Sub-16, en Oropeza del Mar, Espa�a; y tres normas de Maestro Internacional en el corto plazo de s�lo 6 meses, y por ello a�n no homologadas por la FIDE) la organizaci�n del Magistral Capablanca 1999 consider� que estaba preparado para alcanzar buenos resultados en el fuerte Grupo ELITE.

Para el entonces campe�n juvenil cubano, esta competencia era sumamente importante, sobre todo en el plano psicol�gico, porque constitu�a el torneo internacional de m�s alta categor�a en que participaba, con una selecta n�mina de Grandes Maestros, incluidos los extranjeros Miles (qepd), Morovic, Atalik, Slobojan y Baburin, entre otros.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, su pron�stico pre-competencia era medir su fuerza actual contra un ajedrez de mayor nivel, sin descartar que deb�a de cumplir, en correspondencia con sus resultados en los �ltimos eventos antes mencionados, los requisitos para ratificar su condici�n de Maestro Internacional.

Se inicia el torneo y a la altura de la quinta ronda Bruz�n se encuentra entre los punteros, compartiendo la cima con los grandes maestros Miles y Baburin; es sin dudas la revelaci�n del evento. El entusiasmo contagia a todos y ya comienza ha hablarse de que el campe�n juvenil puede hacer la norma de Gran Maestro. Pero entonces ocurre que dos derrotas consecutivas, contra Hoffman y Atalik, lo hunden al octavo puesto, y los menos optimistas piensan que todo ha terminado...

Pero si algo ha caracterizado, desde el inicio de su carrera, a este talentoso maestro cubano, es el aplomo y seguridad con que se le puede ver en todo momento, como si poco le importara tener sentado ante s� al mism�simo Kasparov. As� ocurri� tambi�n en el mundial de Oropesa, donde despu�s de ganar las tres primeras partidas, s�lo logr� acumular medio punto en las tres partidas siguientes, cerrando su actuaci�n con cinco victorias consecutivas.
El Magistral Capablanca, por tanto, no ser� una excepci�n; cuatro rondas despu�s ha sumado otros tres puntos, frenando los �mpetus de Miles y Morovic, que deciden aceptar las tablas, y venciendo a Comas y a Slobojan. Llega as� la duod�cima ronda, y por primera vez existe la certeza objetiva de que la norma de gran maestro est� ah�, casi al alcance de las manos: un punto m�s y lo incre�ble puede hacerse realidad, pues bastar�an unas tablas, con su compatriota Reinaldo Vera, en la ronda final, para convertirse en el primer ajedrecista cubano que logra tal haza�a a tan corta edad. Es por tanto esta, la partida contra Baburin, la partida decisiva, la partida de la verdad...

Bruz�n se prepara para ganar

Llevar negras en una partida decisiva puede suponerse una desventaja, pero esta es una apreciaci�n cuestionable, pues por lo general quien lleva negras es quien traza las pautas de la defensa, y eso permite estrechar el marco de preparaci�n, en atenci�n a las preferencias conocidas del oponente.

En el caso que nos ocupa, tras estudiar algunas partidas de Baburin, de fecha m�s o menos reciente, qued� claro que una buena opci�n podr�a ser intentar llevarlo por el curso de cierta variante de la Defensa Gruenfeld, que ten�a como antecedente el siguiente orden de jugadas: 1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cf3 Ag7 4.g3 c6 5.Ag2 d5 6.cxd5 cxd5 7.Cc3 0-0 8.0-0 e6 9.Ce5 Cfd7 10.f4 Cc6 11.Ae3 f6 12.Cf3 Cb6 alcanz�ndose una posici�n bastante estudiada, en la que las partidas consultados permiten considerar que en ella las negras pueden luchar con posibilidades, como veremos posteriormente en algunas ejemplos complementarios.
Pero lo m�s interesante a los efectos de la preparaci�n surge de la continuaci�n 13.Af2 f5 14.Tc1 Ad7 15.h3 De7 16.e3 Cc4 que hab�amos encontrado en la partida Baburin-Wojtkiewicz, Viena op 1995, en la que las blancas permitieron, incluso durante varias jugadas, la posibilidad de que el negro ubicara su caballo en c4, que al ser expulsado con 17.b3 Cd6 puede ser traslado a una mejor ubicaci�n, desde donde controla casillas claves del centro del tablero.
Adem�s, por si fuera poco, era interesante valorar que ahora Baburin continuaba en esta posici�n con 18.g4, que no ofrec�a mayores peligros, y pudiera ser incluso poco satisfactoria.
Quedaba entonces en claro que, de repetirse la historia, al menos en sus aspectos esenciales, exist�an posibilidades de encontrar un camino en el que las negras, due�as de una estrategia y seguras del terreno en que pisan, pudieran sacar provecho de la posici�n.
El quit de la cuesti�n radicaba entonces en familiarizarse con estos esquemas, y todo en el breve espacio de tiempo que permite una preparaci�n pre-partida, sobre todo para precisar si el plan Cc4-Cd6 era realmente tan promisorio como aparentemente parec�a.
Por otra parte, tambi�n era necesario preveer la posibilidad de que Baburin optara por evitar la ocupaci�n haciendo de inmediato b3, como se ha jugado en muchas partidas; � disponer de recursos alternativos para el caso de que cambiara de planes, y escogiera esquemas de juego diferentes, como la ruptura e4, que probara Karpov, llevando la partida por causes totalmente distintos.

Fue importante entonces evaluar algunas posiciones afines a los planes trazados, como las que veremos en las siguientes partidas.

El primer ejemplo no es precisamente una partida que tenga un desenlace especial, pero sirve para ilustrar la idea b�sica, a partir de la circunstancia de que el blanco permita la ubicaci�n del caballo en c4.

Heuer,Thomas - Nissen,Claus [D79]
RLNN,1991
1.Cf3 Cf6 2.g3 g6 3.Ag2 Ag7 4.0-0 0-0 5.c4 c6 6.d4 d5 7.cxd5 cxd5 8.Ce5 e6 9.Cc3 Cfd7 10.f4 Cc6 11.Ae3 f6 12.Cf3 Cb6 Estamos nuevamente en la posici�n t�pica. Ahora el blanco sigue con el plan normal 13.Af2 permitiendo el salto 13...Cc4 defendiendo el blanco su pe�n con 14.Db3 que en realidad deja a la dama mal ubicada, pues bloquea al pe�n impidiendo que el caballo pueda ser expulsado. la partida continu� con 14...b5 15.e4 Tb8 16.exd5 exd5 17.Ch4 Ae6 18.Tfe1 Af7 19.Te2 Dd7 20.Cf3 a5 21.Cxb5 Ca7 22.a4 Cxb5 23.axb5 Txb5 24.Dc3 Tfb8 25.Ta2 Df5 26.De1 Af8 27.Af1 g5 28.Dc1 Ah5 29.Rg2 Tb3 30.Cg1 Axe2 31.Axe2 T8b4 32.fxg5 fxg5 33.Cf3 Ah6 34.Dd1 Txb2 y el blanco perdi� por tiempo. 0-1

Un acercamiento al plan trazado lo podemos encontrar en el siguiente ejemplo.

Bezold,Michael (2500) - Maiwald,Jens Uwe (2495) [D79]
Wuerzburg op, 1997
1.g3 d5 2.Ag2 Cf6 3.Cf3 g6 4.c4 c6 5.cxd5 cxd5 6.d4 Cc6 7.Cc3 Ag7 8.Ce5 0-0 9.0-0 e6 10.f4 Cd7 11.Ae3 f6 12.Cf3 De7 13.Af2 f5 14.Tc1 Cb6 15.e3 Nuevamente nos encontramos la situaci�n planteada, opt�ndose ahora por 15...Cc4 16.b3 Cd6 17.Ce5 Ad7 18.g4 que se acerca mucho al esquema buscado. Ahora se sigui� con 18...Tac8 19.gxf5 pero el negro retom� con 19...gxf5 cuando interesante era tomar de caballo. En resumen la partida concluy� en r�pido empate despu�s de 20.Rh1 Rh8 21.Dh5 Cxe5 22.fxe5 �-�

Evidentemente se trata de ejemplos sencillos, nada extraordinarios, pero �tiles para tomar criterio de las posibilidades que se buscan en esta ocasi�n. Veamos ahora como pueden transcurrir los hechos si las blancas toman otra decisi�n.

Nikolaidis, Ioannis (2540) - Borocz, Istvan (2410) [D79]
Budapest FS08 GM, 1995
1.Cf3 Cf6 2.g3 g6 3.d4 Ag7 4.Ag2 0-0 5.0-0 d5 6.c4 c6 7.cxd5 cxd5 8.Ce5 e6 9.Cc3 Cfd7 10.f4 Cc6 11.Ae3 f6 12.Cf3 Cb6 Pero ahora las blancas evitan la entrada del caballo con 13.b3, lo que obliga al negro a lograr sus prop�sitos haciendo la secuencia 13...Ad7 14.Af2 f5 15.Dd2 Cc8 16.Ce5 Cd6 y el caballo alcanza finalmente su destino. Las posibilidades de lucha son patentes, pero ambos bandos optaron por dividirse el punto despu�s de 17.Tfd1 Tc8 18.Tac1 De7 19.De3 Ce4 20.Ae1 Tfd8 21.Cxe4 �-�

Muchas partidas se han jugado entre la �lite del ajedrez, dentro de esta misma variante. Un buen ejemplo es, sin dudas, el siguiente encuentro, que aporta nuevas luces y nos acerca a situaciones que posteriormente veremos en la partida decisiva. Es sin dudas, la partida que m�s elementos aport� a la preparaci�n de Bruz�n, y en la que mejor pueden buscarse las ideas que luego se materializaron su victoria contra el gran maestro Baburin.

Karpov,Anatoly (2760) - Timman,Jan H (2620) [D79]
FIDE-Wch NLD/INA, 1993
1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cf3 Ag7 4.g3 c6 5.Ag2 d5 6.cxd5 cxd5 7.Cc3 0-0 8.Ce5 e6 9.0-0 Cfd7 10.f4 Cc6 11.Ae3 f6 12.Cd3 Este era un plan que tambi�n hab�a que considerar, aunque con menos probabilidades de que Baburin optara por este camino. De todas maneras, el cambio no influye determinantemente en la secuencia de jugadas del plan negro. 12...Cb6 13.b3 Ad7 En un encuentro anterior Karpov-Timann se opt� por [13...De7 14.a4 Ad7 15.Ac1 Tfd8 16.e3 Ae8 17.Aa3 Df7 18.Tc1 Af8 19.Axf8 Dxf8 20.g4!?� con ataque. La diferencia esencial radica en que las negras mantienen a�n el pe�n en f6.] 14.Af2 [14.Cc5 conduce a un plan diferente, que no es objeto de nuestro inter�s. 14...Tb8 15.Dd2 f5 16.Tfc1 Cc8 17.Af2 Cd6= Nikolic,Pr-Nunn,J/Linares/1988/] 14...De7 15.Tc1 Tad8 16.Tc2 Ae8 Una idea que despu�s veremos en la partida Baburin-Bruz�n, asociada a la necesidad de fortalecer la acci�n de la torre, en previsi�n de una ruptura central. 17.Td2 Cc8 y el caballo parte en busca de la casilla de destino final. 18.e3 Cd6 19.g4 y estamos otra vez en la posici�n de estudio, nuevamente con la particularidad de que las negras a�n conservan el pe�n en f6, y Karpov ha centrado su atenci�n en la columna "d", cosa que no se present� en otras partidas. 19...Rh8 Otra jugada que despu�s veremos en la partida que se est� gestando. Evidentemente Bruz�n logr� comprender, en muy breve tiempo, el sentido de la posici�n. 20.De2 f5 y ahora, a diferencia de Baburin, como despu�s veremos, Karpov opta, l�gicamente, por bloquear la posici�n. 21.g5 Ce4 22.Tc2 Cb4! 23.Cxb4 Dxb4 y las posibilidades son equivalentes. La partida fue, a partir de aqu�, muy tensa, y concluy� en empate despu�s de 24.Tfc1 Ac6 25.Ae1 De7 26.Cxe4 dxe4 27.Af1 Tc8 28.h4 h5! 29.Dd2 [29.gxh6 Axh6�] 29...Dd7 30.Da5 a6 31.Ab4 Tfe8 32.Ac5?! [32.Db6!? Ta8!] 32...Ad5 33.Ab6 Txc2 34.Txc2 Tc8 35.Txc8+ [35.Tc5 Af8] 35...Dxc8 36.Dc5 Dxc5 37.Axc5 [37.dxc5 e5!] 37...Rg8 38.Rf2 Rf7 39.Re1 Af8 40.Rd2 Ae7 41.Axe7 Rxe7 42.Rc3 a5 43.a3 b6 44.b4 Rd7 45.Ab5+ Rd6 46.Ac4 Rc7 47.Ab5 Rd8 48.Aa4 Re7 49.Ab3 Ac6 50.bxa5 bxa5 51.Ac4 Rd6 �-�
Evidentemente, aunque existen muchos otros ejemplos, su estudio no aporta mucho m�s de lo hasta aqu� comentado. Concluida la fase de preparaci�n, el joven maestro cubano se encuentra finalmente en posibilidad de enfrentar con �xito a su fuerte rival, pero es claro que ni siquiera cuenta, para este encuentro decisivo, con una variante sorpresa; m�s bien un conjunto de ideas que conforman un plan general (en el que el aspecto fundamental radica en la recaptura de caballo, y no de pe�n, en f5) aunque eso s�, bastante bien configurado.
As� las cosas, lleg� el momento de la partida hacia la sala de juego, donde Baburin esperaba a su joven rival...

� Gol de media cancha !

Transcurridas las primeras jugadas pronto qued� en claro que la elecci�n de la defensa fue acertada, y aunque finalmente las blancas optaron por el plan �b3� y se alejaron un tanto de las l�neas previstas, el resultado final del disparo fue como acertar un gol, tirando casi a ciegas, desde la mitad de la cancha.

Vale destacar, sin embargo, que desde el punto de vista de la preparaci�n desarrollada, la partida no introduce aportes significativos, pues ninguno de los contendientes produce en el tablero ideas novedosas, m�s bien todo transcurre por caminos trillados.
Sus valores - que indudablemente los tiene - se gestan en el tratamiento brillante que Bruz�n da a los errores reiterados que su oponente comete en el momento cr�tico, precisamente en el punto en el que se pierde de vista la costa y los navegantes ponen proa hacia tierras desconocidas.

Sencillamente Bruz�n gana, decide el juego magistralmente, all� donde Baburin pierde el rumbo, y con ello la partida. Es precisamente en esa facilidad para descubrir de inmediato la debilidad del contrario en donde radica la fuerza de su pensamiento ajedrec�stico.

Alexander Baburin (GM 2590) - L�zaro Bruz�n (MF 2488)
Capablanca in Memoriam, ELITE, 1999

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cf3 Ag7 4.g3 0-0 5.Ag2 c6 6.Cc3 d5 7.cxd5 cxd5 8.Ce5 e6 9.0-0 Cfd7 10.f4 Cc6 11.Ae3 f6
Por supuesto, las negras tienen aqu� muchas otras opciones, pero no estamos redactando un resumen te�rico y adem�s ya sabemos cu�les son sus prop�sitos fundamentales.

12.Cf3
En los ejemplos anteriores se coment� que tambi�n es posible llevar el caballo a d3, pero ahora nos limitaremos a destacar s�lo los puntos de la partida que enlazan con las valoraciones que antes hemos realizado.

12...Cb6 13.b3
Primera sorpresa, Baburin opta por el curso de la l�nea principal, impidiendo que Bruz�n aplique la idea b�sica preparada.

13...Ad7 14.Af2
La alternativa que se combina con la presente es [14.Tc1 he aqu� la ocupaci�n inmediata de la columna 14...Ce7 15.Af2 Ac6 16.Ce1 Cf5 17.Cd3 Cd6 18.Te1 Tc8 19.Tc2 De7 20.e4 dxe4 21.Cxe4 Cxe4 22.Axe4 Axe4 23.Txe4 Txc2 24.Dxc2 f5 25.Te1 Te8 26.Cc5 Df7 27.d5 con iniciativa para las blancas: Nenashev-Neverov San Petersburgo 1995]

14...f5
Un paso importante, que el lector seguramente comprender�.

15.Ce5 Ae8!?
En materia de teor�a esta parece ser la jugada que abre nuevos caminos en la posici�n, aunque tiene su origen en la partida Karpov - Timman que antes hemos presentado. La idea b�sica consiste en preparar la defensa de la s�ptima horizontal, combinado con la jugada que sigue. La partida m�s cercana a esta variaci�n continu� en cambio con [15...Cc8 16.Ca4 Cxe5 17.dxe5 Axa4 18.bxa4 Cb6 19.Tb1 Tf7 20.g4 Tc8 21.Db3 Af8 22.gxf5 gxf5 23.Rh1 con las mejores posibilidades en ambos flancos para las blancas: Chiburdanidze-Grebenkin Rusia 1997]

16.Tc1 De7!
No hay dudas de que Bruz�n ha captado perfectamente el sentido de la posici�n, en correspondencia con las partidas que antes hemos comentado. La Dama sede su casilla a la Torre, mantiene el control de la s�ptima fila, y contin�a preparando el avance ...g5

17.e3 Cc8
Todo de acuerdo con el plan que ya conocemos.

18.g4?!
Despu�s de esta partida las Blancas tendr�n que reconsiderar hasta que punto es �til este avance en este tipo de variante. De renunciar a este avance s�lo podr�a resultar de atenci�n el plan Ae1 y Tf2, para estar en posibilidad de atender r�pidamente cualquier maniobra negra en el flanco dama, � asumirlas de inmediato.

18...Cd6 19.gxf5?
Esto ya es un error que cuesta la partida y justifica plenamente la importancia de trasladar a tiempo el caballo negro a la casilla d6.

19...Cxf5!
Jugada que establece una nueva concepci�n estrat�gica en el tratamiento de esta l�nea de juego. Hasta ahora, en sentido general, lo natural o conocido era la recaptura con el pe�n de "g". Este nuevo concepto permite que el caballo se transforme en una pieza de ataque en el flanco rey, como veremos en la partida.

20.Ce2 Rh8!
Otra jugada precisa en el momento preciso. Por una parte recuerda nuevamente la partida Karpov-Timman, antes mencionada, pero sobre todo tiene la virtud de desocupar la casilla "g8", en previsi�n de la pr�xima apertura de la columna "g", al tiempo que hace "un pase" de turno para ver que hace el blanco con el caballo que acaba de trasladar a e2, supuestamente v�a g3. Pero adem�s, y esto es quiz�s lo m�s significativo, con este movimiento el negro evita tener que emplear un tiempo futuro para la defensa del pe�n de "e6", toda vez que su captura, por parte del blanco, se efectuar�a con jaque.

21.Cg3 Ch4
Y ahora el caballo ocupa la importante casilla sin poder ser tomado.

22.Ah3?
22.Ah1 no era bonito pero necesario.

22...Cxe5!
Jugada brillante que evidentemente no calcularon las blancas. Lo que sigue es una sinfon�a de jugadas precisas que permiten comprender la depurada t�cnica ajedrec�stica que ya pose�a el Campe�n Juvenil cubano.

23.dxe5 Ab5!
Dando vida de un s�lo golpe al alfil y a la torre, que en su momento ocupar� esta columna.

24.Te1 Axe5!!
�El remate!, abriendo nuevas l�neas de ataque contra un Rey que no tiene escape.

25.fxe5 Cf3+ 26.Rg2
En caso de 26.Rh1 Dh4 , etc.

26...Ch4+
Gana tiempos al reloj y de paso da la posibilidad de que el blanco se empantane definitivamente si se le ocurre moverse a h1.

27.Rg1 Cf3+ 28.Rg2 Dh4 29.Ag1 Tae8!?
Con extraordinaria sangre fr�a, en una posici�n que a muchos jugadores mover�a a realizar nuevas jugadas de ataque, para compensar el material entregado, Bruz�n se limita a defender un simple pe�n atacado.

30.a4 Aa6 31.e4 g5!
No serv�a [31...Cg5? por 32.Dg4]

32.Te3 Cxg1 33.Rxg1 d4!
Otra jugada sorprendente. Fuerza la captura del pe�n con el prop�sito de abrir la columna, por la que en breve penetrar� la torre.

34.Dxd4 Dxh3 35.Dd7
Las Blancas est�n en m�s de una red de mate. En algunos an�lisis de la partida se incluye la continuaci�n 35.b4 Td8 36.Dc5 (36.Dc3 Tf2! tambi�n gana) 36...Tf2! 37.Rxf2 Dxh2+ 38.Rf3 (38.Re1 Dg1+) 38...g4+ 39.Rf4 (39.Rxg4 Tg8+ 40.Rf4 Dh4+) 39...Tg8!! con las terribles amenazas 40.... Dh6 y Df2 jaque mate.

35...Td8 36.De7 Dg4 37.Tce1
Hab�a que defenderse de la entrada en la primera horizontal.

37...Tde8 38.Dc7 Df4!
El final se acerca, lo saben ambos adversarios...

39.Rh1 Tc8 40.De7 Tc2 41.Dxe6
Cualquier jugador rematar�a aqu� jugando sencillamente ...Df2, pero Bruz�n es, adem�s, un perfeccionista, y prefiere decidir con la art�stica jugada:

41...Af1!
Con amenazas de mate imparables. Las blancas abandonan. 0-1

Con este triunfo, la nota m�s alta del certamen, que adquiere dimensiones de verdadera haza�a, dados sus 17 a�os -acabados de cumplir (2/mayo/82)- para qui�n ostentaba el ELO m�s bajo del grupo y solamente el t�tulo de Maestro FIDE (pues no le dio tiempo a la FIDE para que le oficialice su t�tulo de Maestro Internacional) Bruz�n se convierte en el ajedrecista cubano que a edad m�s joven obtiene una norma de Gran Maestro Internacional, �y de que manera...!

Es importante destacar aqu� que el GM irland�s Baburin una vez finalizado el torneo, public� una carta donde se quejaba de una suerte de espionaje por parte de la organizaci�n del torneo, quienes habr�an violado la seguridad de su computador y obtenido informaci�n sobre la l�nea que pretend�a jugar ese d�a..., por su parte los cubanos se sintieron fuertemente decepcionados del actuar de Baburin, qui�n mientras permaneci� en la isla, no manifest� haber sufrido ning�n contratiempo.

Luego de su fenomenal actuaci�n en el Magistral Capablanca, L�zaro Bruz�n participa en el Torneo Internacional Guillermo Garc�a, en Santa Clara, Cuba, terminando puntero de su grupo, empatado con su compatriota Irisberto Herrera, realizando una performance de 2596 puntos y el puntaje necesario para completar, en el corto per�odo de un mes, su t�tulo de Gran Maestro y reiteramos con s�lo 17 a�os. Con esto el cubano logra una haza�a que muy pocos se han permitido en la historia del ajedrez, transform�ndose pr�cticamente, en unos pocos meses, de Maestro FIDE en Gran Maestro Internacional.

Pero eso no es todo, a finales del a�o 2000 vemos nuevamente brillar a L�zaro Bruz�n, ya que se corona Campe�n Mundial Juvenil en el torneo realizado en Yerevan, Armenia, pero eso es parte de otra historia...

 

SABIA UD QUE (50) "El legado de una Dama"


 

... mi abuela Carmen, sin quererlo, me hizo uno de los regalos m�s maravillosos que he recibido?

Esta es una historia personal y muy intima que he querido compartir con ustedes, ojal� la disfruten...

Mientras sufr�amos los rigores del fr�o invierno de 1990, y siendo yo un adolescente, mi familia se ve golpeada por la lamentable noticia del fallecimiento de la "mami Carmen", lo que provoc� que por unos d�as tuve que quedarme a alojar en la casa de los abuelos... un lugar que para m� era casi m�gico, especialmente por su misterioso cuarto de herramientas.

Dicha habitaci�n estaba llena de muebles antiguos y artefactos obsoletos o claramente de "otra �poca", como la vitrola RCA Victor, el gigantesco televisor Motorola (que ten�a patas) o la intimadante plancha de fierro que se calentaba con carb�n.

Tambi�n hab�an cerros de peri�dicos, ajos y cebollas colgados en las paredes, una misteriosa bolsa que luego supe que era para atrapar a las gallinas que iban a convertirse en cazuela, un ba�l con candado(!), liquidos para hacer veneno para los ratones y mil objetos m�s incomprensibles para m�.

Durante esos d�as de duelo y soledad, me dediqu� a hojear los viejos peri�dicos y casi sin darme cuenta comenc� a separar todos los art�culos donde sal�an diagramas de ajedrez. No recuerdo qui�n me prest� un tablero, pero una vez que lo obtuve, me avoqu� a la ardua tarea de desenmara�ar los extra�os c�digos.
Al cabo de un rato, ca� en cuenta que la D era la dama y la C el caballo y as� con el resto de las piezas..., pero otros simbolos escapaban a mi comprensi�n: "0-0" � peor a�n "0-0-0", "+d" y "ap".

Era tanto el tiempo que ten�a libre, que termin� por dar con la soluci�n y de ese modo deleitarme con las partidas que logr� reunir, siendo la que a continuaci�n les env�o una de mis favoritas (junto con la de Morovic vs Salazar del Mayor de Chile de 1981, que
ya les remit� anteriormente).

Hasta el d�a de hoy le agradezco a mi bendita abuela el gran regalo que me di�!

TAIMANOV,M - PSAKHIS,L [A04]
TORNEO POR EQUIPOS MOSCU 1981
[MI RENE LETELIER]
1.Nf3 c5 2.b3 b6 3.Bb2 Bb7 4.e3 Nf6 5.d4 g6 6.Be2 Bg7 7.0-0 0-0 8.c4 e6 9.dxc5

Resulta realmente dudoso cambiar un peon central por uno lateral.Probablemente la idea de las blancas pudiera ser que si el adversario quiere optar posteriormente a un desarrollo dinamico con "d5", quedaran con "Peones Colgantes", posibles de ser explotados por su falta de apoyo s�lido. Sin embargo Psakhis, que parece estar muy en la onda de Tal, va a demostrar que tales peones poseen una fuerza de choque temible.

9...bxc5 10.Nc3 Qe7 11.Qd2 Rd8 12.Rfd1 d5 13.cxd5 exd5

Surgieron los "peones colgantes" de las negras (c5 y d5). Taimanov dispone de las medidas tradicionales para combatirlos.

14.Rac1 Bh6!

Se vislumbra ya la movida negra ... d5!, que har� remecer la posici�n enemiga.

15.Na4 Ne4 16.Qc2 Nd7 17.b4

Contando con que s� 17... cxb4 tanto 18.Qc7 o a�n 18.Qd3 la dar�an a las blancas un juego muy promisorio y exento de problemas.

17...d4!

En el momento oportuno. Sigue ahora un interesante duelo de golpes t�cticos.

18.bxc5 dxe3 19.c6 exf2+ 20.Kf1 Bxc6 21.Qxc6 Bxc1 22.Qxc1

No obstante que las negras han perdido la "calidad chica" (dos piezas menores a cambio de una torre), su posici�n puede considerarse plet�rica de posibilidades por la instalaci�n del importante vig�a de f2.

22...Ndf6 23.Nc3

Taimanov considera que basta el regreso del caballo al sector amenazado para conjurara los peligros. Sin embargo el caballo negro de f6 est� listo para para hacer toda clase de aver�as en la posici�n del rey contrario. Muy dudoso resultar�a por otra parte 23.Bxf6 porque despu�s de ... Qxf6 las expectativas negras de entrar son bastante s�lidas.

23...Rxd1+ 24.Nxd1 Ng4 25.Qf4 Re8! 26.Ne5

No es posible 26.Qxg4 a causa de 26...Ng3+!! 27.Kxf2 Nh1+! 28.Kg1 Qxe2 y la posici�n blanca es desesperada, por ejemplo si 29.Qd4 Qe1+ 30.Nxe1 Rxe1# mate.

26...Qf6!

Otra movida genial. Ambos caballos son
"tab�" para las blancas por la posici�n de mate a que est� expuesto su rey.

27.g3 Nxh2+ 28.Kg2 Qxf4 29.gxf4 Rd8! 30.Nxf2

Por fin cay� el vig�a impertinente, pero
ahora las piezas blancas est�n inermes ante la acci�n vand�lica de la torre enemiga.

30...Rd2 31.Nxe4 Rxe2+ 32.Nf2 Rxb2 33.Ned3 Rxa2 34.Kxh2

De nuevo Taimanov repuso cierto equilibrio material, pero ahora decide el pe�n libre de las negras en la columna torre.

34...a5 35.Kg3 a4

Y las blancas abandonaron, ya que si 36.Nb4 Rb2 37.N2d3 a6! gana.
0-1
Este Torneo por equipos, era un enfrentamiento generacional entre equipos de Veteranos, Consagrados y Jovenes. Formando parte de este �ltimo, adem�s de Psakhis, el "candidato a Ogro" Garri Kasparov.
 

 

SABIA UD QUE (49) "Somos una familia"


 

... existe una larga lista de familias chilenas ligadas a la pr�ctica del ajedrez?

Creo que el premio mayor, casi sin lugar a dudas, se la lleva la familia del GM Rodrigo Vasquez, ya que al propio Khastor se suman su abuelo Ruperto Schroeder y su t�o Eduardo, ambos destacados ajedrecistas y grandes animadores de los torneos locales.

Tambi�n debemos nombrar a su t�o politico, el Gran Maestro Postal Guillermo Toro, qui�n es uno de los mejores jugadores del mundo en su especialidad. Finalmente, destacar una incre�ble historia protagonizada por su abuela la se�ora Norma Rodriguez, qui�n de puro mirar como se jugaba ajedrez en la casa, salio vicecampeona nacional detras de do�a Berna Carrasco.

Tambi�n tenemos a la familia Larraechea, donde se cuenta que "hasta el gato" sabe jugar ajedrez. Los ilustres integrantes son don Mario y sus hijos Emilia, Dorita y Enrique. Quienes exhiben varios t�tulos a su haber (incluso algunos campeonatos Panamericanos).

Otro gran ejemplo son los Cap�, quienes lucen a Jos� Miguel en calidad de ex-vicecampe�n nacional (solo Roberto Cifuentes pudo detenerlo) y sus hermanos Rafael y Olga y por supuesto al patriarca del clan don Rafael, actualmente alejados por las pol�ticas del ajedrez.

Destacan tambi�n los hermanos Gaston y Pablo Toloza. El hermano mayor (Gast�n) fue animador de muchos torneos y solo debe lamentar haber sido contemporaneo de Morovic, qui�n le "hizo sombra a varios" (el penquista Leonardo Quijada y el poeta Bernando Toro son algunos de ellos). Y bueno, a Pablo todos lo conocemos y baste decir que ostenta el t�tulo de Maestro Internacional.

No se puede dejar en el tintero a la familia Sepulveda, de quienes no tengo mayores antecedentes, pero que claramente destac� a Andr�s, qui�n fuera campe�n juvenil.

Debemos, tambi�n mencionar a Paula Reyes (campeona juvenil y me parece que tambi�n adulta) y su padre Manuel (destacado arbitro internacional).
Adem�s, est�n los Rocha de Antofagasta, donde Vladimir lleg� a ser campe�n de Chile Sub-18, aparentemente en la actualidad dedicado a su profesi�n (Ingeniero Civil).

Est� adem�s el Maestro Fide David Godoy (ex-campe�n chileno y destacado cronista de Las Ultimas Noticias y hasta nuestros d�as de La Tercera) y su hijo homonimo qui�n lleg� a jugar un nacional juvenil, form� parte del equipo de la USACH y en uno que otro torneo Arais.

Finalmente, tenemos dos matrimonios ligados al ajedrez:

Los Maestros Internacionales Giovanna
Arbunic y Daniel Barr�a, actualmente radicados en Espa�a.

Y al Maestro Fide Cesar Velasquez (el Tal chileno) y la maestra Marta Varas (qui�n me parece que ha sido campeona chilena en m�s de una oportunidad).

Por favor disculpar cualquier omisi�n.
 

 

SABIA UD QUE (48) "El largo retorno a casa"


 

... el equipo chileno luego de participar en la Olimpiada de Mosc� 1956 vivi� una verdadera od�sea (de varios meses) para lograr retornar a nuestro pa�s?

El representativo chileno estaba compuesto por Rodrigo Flores, Ren� Letelier, Walter Ader y Carlos Jauregui en los cuatro primeros tableros y como primer y segundo reserva respectivamente H�ctor Jim�nez y Lionel Mallett.

Seg�n el formato utilizado en aquella epoca, los 34 equipos participantes se dividieron en 4 grupos, donde se luchaba por los cupos para las finales, de acuerdo al siguiente esquema:

Final "A" (los tres primeros de cada grupo);
Final "B" (los ubicados del 4to al 6to puesto) y
Final "C" (los �ltimos de cada Grupo).

En la etapa inicial a Chile le correspondi� jugar en el Grupo 3, el cual ser�a ganado por la poderosa Argentina (encabezada por Najdorf, Bolboch�n y Panno). La segunda plaza fue obtenida por Alemania Federal (liderada por Unzicker, Schmid y Darga) y el �ltimo cupo para la final lo consigui� Inglaterra (con Golombek, Penrose y Wade en los primeros tableros).

Estas tres escuadras (Argentina, Alemania Federal e Inglaterra) lograron destacadas actuaciones en la Gran Final, por lo que una vez m�s podr�amos decir que nuestro pa�s tuvo "mala suerte".

Chile s�lo logr� el 5to puesto de su Grupo, por lo cual clasific� a la Final B, donde termin� decimo (22 en la clasificaci�n general).

La Olimpiada obviamente fue ganada por la Uni�n Sovietica, con una n�mina realmente impresionante: Botvinnik, Smyslov, Keres, Bronstein, Taimanov y Geller (!!).

Era tal el poder�o de los rusos que lograron obtener, en sus actuaciones individuales, 3 medallas de oro, 1 de plata y 1 de bronce... quedandose unicamente Smyslov sin subir al podio al lograr un "miserable" 65,4% de rendimiento en el segundo tablero.

La actuaci�n de los chilenos fue la siguiente:

Rodrigo Flores +2 =9 -6 Rendim.38%.
Ren� Letelier +5 =9 -3 Rendim.56%
Walter Ader +6 =5 -5 Rendim.53%
Carlos Jauregui +5 =1 -7 Rendim.42%
H�ctor Jim�nez +2 =2 -2 Rendim.50%
Lionel Mallett +3 =1 -3 Rendim.50%

El asunto es que una vez finalizada la competencia los chilenos se enteraron horrorizados que los pasajes que ten�an era s�lo de ida, por lo que quedaron literalmente "botados" en Mosc�.

Tras intensas y penosas gestiones se consigui� que el gobierno ruso, en un acto de gran nobleza, les consiguiera pasajes para salir del pa�s... pero solo hasta Francia!

Y en tierras galas comenz� la verdadera aventura de nuestros representantes, ya que se encontraban sin un centimo, en un pa�s extra�o y con un idioma que no dominaban.

Ac� tuvieron que que "echar mano" a todo el ingenio para lograr subsistir, siendo una de las principales actividades de supervivencia el jugar por dinero en el legendario Caf� La Regence de Par�s. Incluso se cuenta que unos de los chilenos lleg� a trabajar de portaequipajes en el aeropuerto de la ciudad (!).

Finalmente, en circunstancias no del todo claras (pero ciertamente licitas) uno de los aventureros logr� obtener el dinero necesario para adquirir los pasajes de retorno a la querida patria, pero una nueva sorpresa "golpear�a" a nuestros sufridos representantes: ya no ser�an necesarios 6 pasajes, pues Carlos Jauregui optaba por quedarse... para contraer matrimonio con una francesa!
Una linda historia.

Aprovecho de pedir disculpas por eventuales distorsiones de la realidad, las cuales de producirse son de caracter totalmente involuntario.
 

 

SABIA UD QUE (47) "La captura imposible"


 

... un chileno es el poseedor del record de cantidad de movidas realizadas en una sola partida sin hacer NINGUNA captura?

Hasta septiembre de 1999 el record lo pose�a (y desde el a�o 1923!) la partida jugada entre Chajes y Gruenfeld en el Torneo de Karlsbad, donde se realiz� la primera captura en la jugada 57 de las blancas.

Podemos ver que jugaron nada m�s y nada menos que 121 movimientos, todo un record, tanto de primera captura como de juego total. Seguro que a m�s de un maestro que firma tablas en menos de 20 jugadas, cuando vea esto le dar� algo de verg�enza.

Pero, nuestro compatriota Iv�n Morovic hizo trizas este "record" al acordar tablas con Movsesian tras haber jugado 67 movidas (con un total de 134 movimientos)... sin haber realizado ning�n cambio de piezas!!
Los invito a ver ambas partidas:

Chajes,O - Gruenfeld,E [C90]
Karlsbad, 1923
1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 a6 4.Aa4 Cf6 5.0-0 Ae7 6.Te1 b5 7.Ab3 d6 8.c3 Ca5 9.Ac2 c5 10.d4 Dc7 11.Cbd2 Cc6 12.d5 Cd8 13.Cf1 0-0 14.h3 Ce8 15.g4 g6 16.Cg3 Cg7 17.Ah6 f6 18.Rh2 Cf7 19.Ae3 Ad7 20.Tg1 Rh8 21.De2 Dc8 22.Tg2 Db7 23.Tag1 c4 24.a3 Tfc8 25.Cd2 Dc7 26.Cdf1 Af8 27.h4 Ae7 28.Rh1 Tf8 29.Th2 Dc8 30.f3 Dd8 31.Ad2 Tb8 32.Ce3 Dc8 33.Cd1 Dd8 34.Ae3 Ta8 35.Dd2 Tb8 36.Cf2 Ta8 37.Ab1 Tb8 38.Ch3 Dc8 39.Ah6 Tg8 40.Ae3 Tf8 41.Cf2 Dd8 42.h5 g5 43.h6 Ce8 44.Cf5 Tg8 45.Rg2 Af8 46.Tgh1 Tg6 47.Rg3 Tb7 48.De2 Da8 49.Ad2 Tc7 50.Ac2 Db8 51.Ab1 Tb7 52.Ac2 Cc7 53.Ab1 Ca8 54.Ac2 Cb6 55.Ae3 Cc8 56.Ad2 Ce7 57.Cxe7...

[Site "Pula"]
[Date "1999.09.05"]
[EventDate "?"]
[Round "8"]
[Result "1/2-1/2"]
[White "Morovic Fernandez,Ivan"]
[Black "Sergei Movsesian"]
[ECO "E81"]
[WhiteElo "?"]
[BlackElo "?"]
[PlyCount "134"]
1.d4 Nf6 2.c4 g6 3.Nc3 Bg7 4.e4 d6 5.f3 O-O 6.Bg5 a6 7.Qd2 c6 8.Bd3 b5
9.Nge2 Nbd7 10.O-O Bb7 11.b3 e5 12.d5 b4 13.Na4 c5 14.g4 Kh8 15.Ng3 Qc7 16.h4 Ng8 17.Kg2 h6 18.Rh1 f6 19.Be3 a5 20.Bc2 Bc8 21.Nb2 Nb6 22.a3 Bd7 23.a4 Rae8 24.Raf1 Bc8 25.Nd1 Nd7 26.Nf2 Qd8 27.Bd3 Rf7 28.Qc2 Bf8 29.Bd2 Bg7 30.Nd1 Bf8 31.Ne3 Bg7 32.Rf2 Ne7 33.Bc1 Kg8 34.Bb2 Ref8 35.Rhf1 Re8 36.Rg1 Nf8 37.Kf1 Nd7 38.Ke1 Ref8 39.Kd1 Re8 40.Kc1 Nf8 41.Kb1 Qc7 42.f4 Nh7 43.f5 g5 44.Rh2 Kf8 45.Bc1 Ng8 46.Ng2 Ke7 47.Ne1 Kd8 48.Nf3 Qe7 49.Be3 Kc7 50.Nh1 Bf8 51.Nf2 Kb6 52.Qd2 Qd8 53.Bc2 Bb7 54.Nd3 Bg7 55.Rgh1 Bc8 56.Qf2 Qc7 57.Rd1 Bf8 58.Qg1 Bb7 59.Rhd2 Rd7 60.Qh2 Ka6 61.Nf2 Kb6 62.Nh1 Rf7 63.Ng3 Qd8 64.Nh5 Qc7 65.Rg2 Bc8 66.Rg3 Bb7 67.Qd2 Qd8 1/2-1/2
 

 

SABIA UD QUE (46) "M�s sabe el carnicero por viejo que por diablo"


 

... m�s sabe el carnicero por viejo que por diablo?

A�n recuerdo vividamente aquella ma�ana en que mi madre llega de sus compras, cargada de bolsas y yo como buen hijo que soy, corr� a ayudarla cargandole los bultos y luego ordenando las mercader�as.

Todo esto transcurre en aquella �poca en que los supermercados no eran las grandes cadenas que son hoy, y no siempre se contaba con uno cerca. Los almacenes de barrio (verduler�a, panader�a, carnicer�a, paqueter�a, etc.) viven sus �ltimos a�os de gloria.

Precisamente al comenzar a guardar la carne, la cual ven�a como era tradici�n en esos d�as, envuelta en hojas de peri�dico, me encuentro con un diagrama de un tablero de ajedrez!... �vido retiro la hoja y trato de estirarla.
Un rato despu�s, quedo maravillado al reproducir la partida. Ojal� ustedes tambi�n la disfruten:

GELLER (2515) - DREEV (2615) [C08]
Open de Nueva York 1990
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Nd2 a6

Una continuacion moderna para evitar el tradicional jaque de alfil en b5, tras

3...c5.4.Ngf3 c5 5.exd5 exd5 6.Be2 c4 7.0-0 Bd6 8.b3 b5

Segun el GM sovietico Eingorn es mejor 8...cxb3 9.axb3 Ne7!? (y no 9...Nf6 10.Bb5+ Nc6 11.Re1+ con iniciativa para el primer jugador.) 9.a4 Bb7?! Esto es dudoso e indica que la jugada nro.11 de Geller no fue prevista por el joven GM. La aparente 9...c3 falla por 10.axb5! cxd2 11.Bxd2 con buena compensacion para las blancas.

10.bxc4 bxc4 11.Bxc4!

Interesante sacrificio de pieza por dos peones, especulando con la riesgosa posici�n del rey negro en el centro.

11...dxc4 12.Nxc4 Be7

Si 12...Ne7 13.Nxd6+ Qxd6 14.Ba3! es muy fuerte

13.Re1 Qc7 14.Rb1! Qxc4

Se amenazaba 15.Rxb7 Qxb7 16.Nd6+ ganando.

15.Rxb7 Nc6 16.Nd2!!

Una notable movida y clave de la combinacion, que acentua el ataque de las piezas blancas.

16...Qxd4

Contra 16...Qxa4 seguia 17.d5 Na5 18.Rc7 Kd8 19.d6 Bxd6 20.Ne4 Kxc7 21.Qxd6+ Kc8 22.Qf8+ Kc7 23.Bf4+ y mate.
Si 16...Qd5 17.c4 Qd8 18.d5 Na5 19.Rbxe7+ Nxe7 20.Ba3 Ra7 21.d6 Nac6 22.dxe7 Nxe7 23.Qe2 f6 24.Ne4 con dominio blanco.

17.Bb2 Qxa4 18.Re4 Qa2 19.Bxg7 0-0-0 20.Rb3 Bf6

Despu�s de 20...Nf6 21.Rc4 Kc7 (S� 21...Rxd2 22.Rxc6+ Kd7 23.Qxd2+ Kxc6 24.Qc3+! ganan.) 22.Qf3 Rd6 23.Bxh8 ganando.

21.Qg4+ Kc7 22.Qf4+ Kc8 23.Bxf6 Nxf6 24.Qxf6 Qxc2 25.Qf5+

En esta espectacilar partida da la impresion de que el joven era el conductor de las piezas blancas!

Este esplendido ataque fue merecedor del primer premio de brillantez, haciendose especialmente meritorio por la avanzada edad de Geller, qui�n por aquel entonces ten�a 65 a�os y la categor�a de su rival (campeon juvenil europeo) de 21 a�os!
1-0

En fin, "cuando Dios te quiere dar, a la casa te lo ha de llevar".
 

 

SABIA UD QUE (45) "La muerte visita el tablero"


 

... existen diversas versiones sobre la causa de muerte del gran Alexander Alekhine?

Efectivamente, no hay concordancia sobre lo ocurrido aquel d�a de 1946 en la ciudad portuguesa de Lisboa... veamos:
En el libro "Gran Ajedrez" de Ricardo Aguilera, se menciona que a Alekhine lo encontraron muerto en el hotel donde se hospedaba, atragantado con un gran trozo de carne ("de tres pulgadas y sin masticar").

Incluso se comenta que llevaba varios d�as fallecido, ya que no contaba con amigos...

En algunas biograf�as se dice que muri� de una embolia cerebral, en otras, a consecuencia de cirrosis (Pablo Moran) y tambi�n que sufri� un ataque al coraz�n (Vladimir Vukovic).

Circula, adem�s, una version que dice que fue liquidado de un disparo ordenado por la resistencia francesa (?), por haber publicado unas cartas en favor de los nazis (con un contenido claramente antisemita), al punto que todav�a por all� existen unas cartas que supuestamente son de �l.

Reafirmando esta teor�a (del disparo), se dice que el m�dico que hizo la autopsia fue presionado para poner que fue un ataque al coraz�n, ya que, al parecer el gobierno portugu�s quiso quitarse rapidamente el problema de encima...

La causa de este ajusticiamiento del que habr�a sido v�ctima Alekhine, se deber�an a la existencia de una "Lista Negra", la cual debido a sus iniciales A.A. lo habr�a colocado en los primeros puestos (?).

Lo cierto, es que nadie impugn� el resultado de la autopsia, como dice D.Bjelica en su libro sobre Alekhine, donde relata los sucesos del domingo 24 de marzo de 1946 a trav�s de una carta que le envi� el estudiante de medicina Antonio Ferreira, que la presenci�.
Finalmente, es importante mencionar que Kotov, publica en su libro ALEKHINE, que el campe�n mundial muri� en su hotel en Portugal, y lo encontr� su amigo Lupi, quien fuera por muchos a�os el mejor ajedrecista portugu�s.

Como dato adicional, se consigna que Alekhine pasaba por una muy mala situaci�n economica, al punto que manten�a much�simas deudas en el hotel donde se alojaba y que donde fuera dejaba facturas sin pagar.

A lo mejor, producto de ello es que en la ciudad que "acogi�" los �ltimos d�as de Alekhine, no exista ninguna menci�n a su paso por all�. Ninguna calle lleva su nombre, no existe ning�n museo con memorabilia suya e incluso ni siquiera un Club de Ajedrez que lo homenajee.
Una historia triste, como el d�a...

SABIA UD QUE (44) "Ha llegado carta"


 

... el formato de Torneo de Candidatos al t�tulo mundial mediante sucesivos
matches entre los aspirantes, naci� producto de un art�culo publicado por
Bobby Fisher?

En efecto, Fisher estim� que en el Torneo de Candidatos de Cura�ao de 1962
los sovieticos aprovecharon su mayor�a para arreglar los resultados entre
ellos y promocionar as� a un ganador que quedara en todo momento fuera de su
alcance.

Fischer public� el siguiente art�culo en Sports Illustrated titulado "La U.R.S.S. controla el Ajedrez".

Por su gran extensi�n solo citaremos algunos p�rrafos:

"El Torneo Internacional de Candidatos, que reuni� a los mejores aspirantes
al Campeonato Mundial de Ajedrez, me convenci� de que el control ruso del
juego ha eliminado toda posibilidad de competencia leal.

El sistema implantado por la Federaci�n Internacional garantiza que el
campe�n mundial ser� siempre un ruso, ya que s�lo los rusos pueden ganar el
torneo preliminar, en que se clasifica el retador del campe�n. Y es que
ellos han dispuesto que as� sea.

En lo que a m� respecta, que se salgan con la suya, pues nunca m�s
participar� en esos torneos. Se me ha dicho que es una decisi�n dif�cil,
porque significa que abandono mis esperanzas de conquistar el t�tulo
mundial. La verdad es que, mientras subsista el sistema actual, ni yo, ni
ning�n ajedrecista de los pa�ses occidentales podr� ganar el Campeonato (!).

No ha sido, pues, una decisi�n dif�cil. Pero s� dif�cil de explicar.
(......) Hubo arreglos previos descarados entre los rusos, de hacer tablas entre s�, con lo que cada uno se anotaba medio punto. Petrosian, el ganador, se anot� de esta manera cinco y medio puntos de su total de 17,5.

Y hay m�s... durante los juegos, los jugadores rusos se consultaban. Las
veces que me tocaba jugar con un ruso, sus compa�eros se acercaban a la mesa
y comentaban las jugadas. Luego se mofaban cuando yo me quejaba a los
dirigentes del torneo. En fin, los rusos jugaban en equipo. (.....)

Tal, quien convalec�a de una operaci�n de los ri�ones, enferm� y tuvo que
retirarse del torneo, por lo que no particip� en las maniobras del equipo
sovi�tico.

Cuando a los otros rusos les tocaba jugar entre s� se iban a nadar por las
tardes, se presentaban a la hora indicada, hac�an unas cuantas jugadas
r�pidas, cambi�ndose alguna pieza, y entonces uno de ellos ofrec�a tablas:

"�Niche?", preguntaba; "Niche", contestaba el otro. Firmaban sus planillas con las jugadas debidamente anotadas y las entregaban al �rbitro.

Luego se iban muy campantes a cenar o volv�an a la piscina. Los dem�s participantes jug�bamos cuatro partidas por semana, y dedic�bamos otros dos d�as a terminar las que hab�an sido suspendidas. Yo jugu� todos
los d�as se�alados en el horario del torneo, es decir, pr�cticamente seis
d�as por semana. Pero cuando los rusos acordaban declarar tablas lo hac�an
despu�s de pocas jugadas, mucho antes de la hora fijada para la suspensi�n
de los juegos.

Como resultado, jugaban s�lo cuatro d�as por semana. Y cuando jugaban todos
entre s�, y declaraban tablas las partidas, en realidad lo hac�an s�lo dos
veces. Geller y Petrosian declararon tablas en su primera partida despu�s
de 21 jugadas. Jugaron otra vez en la d�cima vuelta e hicieron tablas en la
18. El pr�ximo juego hicieron tablas en 16, y en el �ltimo, en 18. Keres y
Petrossian declararon tablas en 17 jugadas en su primera partida. Sus otras
partidas terminaron en tablas tras 21, 22 y 14 jugadas. En esta �ltima
partida se les fue la mano, pues Petrosian pudo haber ganado. (...)

Tambi�n se sucedieron las tablas entre Geller y Keres. En sus cuatro juegos
las acordaron en 27, 12, 22 y 15 jugadas. (.....)

En algunas ocasiones, despu�s de tablas arregladas de antemano, los rusos se
quedaban en el sal�n, y a viva voz analizaban y comentaban los juegos en que yo participaba. Es una violaci�n flagrante del reglamento discutir las
jugadas de una partida en marcha, hablar con un jugador o aun hablar en voz
alta con quien sea.

He estudiado suficiente ruso como para leer libros sobre ajedrez en ese
idioma, as� que pude entender perfectamente lo que dec�an. Comentaban que tal jugada era mala o buena, o cosas por el estilo. Aunque a veces los
consejos que se daban eran malos, el proceder de los rusos no dejaba de
molestarme.

Me irrit� esa descarada violaci�n del reglamento y protest�, pero sin
obtener satisfacci�n. Siguieron las molestias hasta que lleg� un momento en
que los sovi�ticos ten�an tanta ventaja que ya no les hac�a falta hostigar a
sus rivales.

Alguien me pregunt� hace poco: "�Qu� conclusiones sac� del torneo?".
Contest�: Que no volver� a participar.

Para un jugador de occidente es una p�rdida de tiempo. El sistema actual
para escoger al retador del campe�n perjudica al ajedrez y a los jugadores,
y rebaja de categor�a al t�tulo mundial.

El p�blico ha dejado de interesarse
en un t�tulo de esa manera. Acaso los jugadores dejen de interesarse. Para
m�, la falta de inter�s es permanente."
Este art�culo tuvo mucha fuerza y Fischer se sali� con la suya. En el
Congreso de la FIDE de Estocolmo del mismo a�o se cambi� el sistema del
Torneo de Candidatos, sustituyendo el sistema de todos contra todos, por el
de "matchs" individuales.

SABIA UD QUE (43) "Juventud divino tesoro"


 

... a finales del a�o 2003 un joven de s�lo 15 a�os logr� ser el primer Gran
Maestro de Centroamerica?

Este notable acontecimiento ocurri� en el Abierto de Rep�blica Dominicana
finalizado el 15 de Diciembre del a�o reci�n pasado, donde el costarricense
Alejandro Ram�rez junto a otros nueve jugadores empat� en el primer lugar
con 7,5 puntos de 10 posibles.

La n�mina de los participantes no era menor, veamos: Vadim Milov,
Liviu-Dieter Nisipeanu, Alexander Moiseenko, Petr Kiriakov, Neuris Delgado, Daniel Campora, Dennis De Vreugt y Bartosz Socko, etc.

Lo m�s interesante del torneo fue que el joven jugador de 15 a�os, Alejandro
Ram�rez logr� completar su tercera norma y obtener as� el t�tulo de GM,
siendo el segundo jugador m�s joven del mundo con este t�tulo.

http://www.chessbase.com/images2/2003/ramirez01.jpg

Alejandro Ramirez, quien tambi�n clasific� para el Campeonato Mundial en el Torneo zonal 2.3, obtuvo su norma derrotando al GM Igor Khenkin de Alemania y al GM Alexander Moiseenko de Rusia.

Adem�s, durante el pasado Torneo
Continental en Argentina, Alejandro tambi�n derrot� al GM Alexander
Shabalov, y tambi�n es destacable las tablas obtenidas frente al GM
Alexander Morozevich en la Olimpiada de Bled.

El sponsor del nuevo GM Ram�rez es GBM de Costa Rica, que es una Compa��a
Aliada a IBM.

Ya ha financiado todos los gastos de viaje de Alejandro y su
padre. Ram�rez es el primer Gran Maestro que ha habido en Am�rica Central,
en la actualidad es el m�s joven de Am�rica y el segundo m�s joven en el
mundo (despu�s del GM Sergei Karjakin)!

Adem�s, Alejandro hizo los puntos necesarios para sobrepasar los 2500 ELO
Fide, completando as� los requisitos para que el t�tulo de Gran Maestro le
sea otorgado a tan corta edad.

Los invito a ver la partida contra Morozevich y adem�s su victoria, por lo
dem�s "muy dolorosa" para nosotros, frente a Morovic:

[Site "Bled SLO"]
[Date "2002.10.26"]
[EventDate "2002.10.26"]
[Round "1"]
[Result "1/2-1/2"]
[White "Al Ramirez"]
[Black "Morozevich"]
[ECO "C01"]
[WhiteElo "2421"]
[BlackElo "2707"]
[PlyCount "118"]
1. e4 e6 2. d4 d5 3. exd5 exd5 4.
Nf3 Bd6 5. c4 dxc4 6. Bxc4 Nf6 7. O-O O-O
8. h3 h6 9. Qc2 Nc6 10. Nc3 Nb4 11. Qb1 Be6 12. Bxe6 fxe6 13. Re1 Qe8 14.
Ne4 Nbd5 15.
Nc5 Bxc5 16. dxc5 Nd7 17. Qc2 c6 18. Be3 Rxf3 19. gxf3 Qh5 20.
Qe4 Ne5 21. Kg2 Nf6 22. Qf4 Ng6 23. Qg3 Nh4+ 24. Kh1 Kh7 25. Bf4 Nxf3 26.
Re3 Nd4 27. Re5 Nf5 28. Qg2 Rd8 29. f3 Rd4 30.
Bh2 Rh4 31. Rg1 Qf7 32. Rge1
Nd7 33. Rxe6 Nxc5 34. R6e2 Qh5 35. Rg1 Rxh3 36. Re5 Nd3 37. Rxf5 Rxh2+ 38.
Qxh2 Qxf5 39. Rg3 Nf4 40. Rg4 g5 41. Qd2 h5 42. Rg3 Kh6 43. Kh2 Qe5 44. Kh1
Ne2 45. Rg2 Ng3+ 46. Kg1 h4 47. Rh2 Nf5 48. Re2 Qf6 49. Re4 c5 50. Kg2 Kh5
51. Qd7 Qxb2+ 52. Kh3 Ng7 53. Qg4+ Kh6 54. f4 Qc3+ 55. Kh2 Qd2+ 56. Kg1 Qc1+
57. Kh2 Qd2+ 58.
Kg1 Qc1+ 59. Kh2 Qd2+ 1/2-1/2

[Site "?"]
[Date "2004.05.06"]
[EventDate "2004.05.06"]
[Round "1"]
[Result "0-1"]
[White "Ivan Morovic"]
[Black "Alejandro Ramirez"]
[ECO "D10"]
[WhiteElo "2583"]
[BlackElo "2542"]
[PlyCount "88"]
1. d4 d5 2. c4 c6 3.
Nc3 Nf6 4. e3 a6 5. Nf3 Bf5 6. Bd3 Bxd3 7. Qxd3 e6 8.
O-O Be7 9. b3 O-O 10. Bb2 Nbd7 11. Rfd1 b5 12. cxd5 cxd5 13. a4 b4 14. Ne2
Qb6 15. Rac1 Rac8 16. Rc2 Qb7 17. Rdc1 Bd6 18. Ne5 Nb8 19. Nf4 Nfd7 20. Qe2
Bxe5 21. dxe5 Nc6 22. Nd3 Na5 23. Rxc8 Rxc8 24. Rxc8+ Qxc8 25. Nxb4 Qb7 26.
Ba3 Nc5 27. h4 h6 28. h5 Naxb3 29. Qc2 Qb6 30. Nd3 Nxd3 31. Qxd3 Na5 32. e4
d4 33. Bd6 Nc6 34. Kh2 Qa5 35. Qb3 Qc3 36. Qb7 d3 37. Qc8+ Kh7 38. Qc7 d2
39. Qxf7 Nxe5 40. Qxe6 d1=Q 41. Qf5+ g6 42. hxg6+ Nxg6 43. e5 Qc4 44. Qd7+
Kh8 0-1

SABIA UD QUE (42) "El costillar es m�o, me lo quieren quitar"


 

... existe una amarga tradici�n de NO poner en juego el campeonato mundial una vez obtenido?

Efectivamente, los inicios de esto se remontan a comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, cuando el ingl�s Howard Staunton fue retado por el joven talento norteamericano Paul Morphy, reci�n llegado a Europa, a disputar un "Match", y aqu�l le exigiera como paso previo para aceptar demostrar su categor�a vencer a otros renombrados maestros europeos de la �poca, requisito que Morphy cumpli� derrotando a L�wental, Harrwitz y a Adolf Anderssen.

Ese fue el comienzo. Apareci� el miedo y se produjo un comportamiento infame. Staunton, una vez cumplida la condici�n impuesta, rehus� jugar contra Morphy alegando que ya era demasiado mayor. Esta fue la primera vez que el ego�smo de un jugador cercen� las leg�timas aspiraciones de otro jugador.

Ochenta a�os m�s tarde, el ya mayor Emmanuel Lasker, una vez finalizada la primera guerra mundial, como no pod�a eludir poner en juego su corona ante el joven talento cubano de origen espa�ol Jos� Ra�l Capablanca, public� que renunciaba al t�tulo, por ser ya muy mayor, y se lo "ced�a" al campe�n cubano (?!)... esto forz� que se efectuase una colecta en Cuba, para que el t�tulo mundial fuese "conquistado" y no "cedido".

Lasker, hombre �ntegro, disput� un "Match" en 1921 sin lograr victoria alguna sobre el aspirante - r�cord hist�rico a�n vigente - . Jug� como un caballero y perdi� como un valiente, ante el tablero de ajedrez.

Capablanca ha sido probablemente el Campe�n del Mundo m�s justo de la historia del ajedrez. No s�lo acept� disputar un "Match" contra Alekhine en Buenos Aires en 1927, sino que en 1922, tan s�lo un a�o despu�s de conquistar el t�tulo, prepar� el "Protocolo de Londres", un conjunto reglado de requisitos t�cnicos, econ�micos y ajedrec�sticos para que, de una manera objetiva y por lo tanto bastante justa, cualquier jugador pudiera llegar a disputarle el t�tulo de Campe�n del Mundo. El beneficiario de esta situaci�n fue Alekhine, quien, una vez derrotado Capablanca - contra todo pron�stico- y conquistado el t�tulo de Campe�n del Mundo en 1927 en Buenos Aires, rehuy� por tierra, mar y aire el "Match" de desquite que deseaban no s�lo Capablanca, sino tambi�n la mayor parte de la afici�n de la �poca.

Aqu� volvi� a hacer aparici�n el miedo. Un jugador de la talla de Alekhine, un gigante de la historia del juego jam�s consinti� en exponer su t�tulo ante el genial cubano. En cambio no tuvo inconveniente en exponerlo frente a Efim Bogoljubow, destacado maestro del momento pero jugador claramente inferior.

En resumen, Alekhine muri� sin otorgarle la revancha al cubano.

Pas� el tiempo y ahora nos encontramos que una vez que Bobby Fischer derrota a Spassky en Reykjavik, vuelve a aparecer el sempiterno problema del miedo... que parece que no hay jugador que sea capaz de resolverlo con dignidad: Fischer siente miedo de perder el t�tulo que tanto trabajo le hab�a costado conseguir.

Por ello exigi� a Karpov unas dur�simas condiciones entre las que destaca una: el aspirante deb�a no s�lo derrotarle para arrebatarle el t�tulo, sino hacerlo por dos puntos de ventaja. Sin comentarios.

Parece que con los Campeones del Mundo tambi�n se cumple el viejo principio " El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente".

Los intentos de Lasker de retener "su" t�tulo se justificaba por la fuerte impresi�n que en �l caus� ver c�mo su antecesor Steinitz muri� en la m�s absoluta miseria. Para Alekhine tambi�n el ajedrez era su �nico medio de vida. Fischer tuvo tantos problemas para acceder a un campeonato del mundo que parece que al intentar imponer unas condiciones leoninas a Karpov quisiera "devolver el lastre" a los rusos que �l tuvo que soportar hasta alcanzar la cumbre.

... y la historia vuelve a repetirse, ahora teniendo como protagonista a Kasparov, Garry Kimovich Weinstein Kasparov, qui�n se separ� de la FIDE para crear primero la GMA, luego la PCA, ahora la WCC y ma�ana Dios dir�, que se ha hecho de oro con los ingresos obtenidos en sus encuentros con "Deep Blue" de la multinacional I.B.M., no posee justificaci�n alguna que mitigue el alevoso comportamiento y la flagrante violaci�n de los derechos de Shirov. Efectivamente el ahora jugador espa�ol, venci� en un match a Kramnik logrando el "derecho" de desafiar a Kasparov, pero �ste decide declarar nula la opci�n de Shirov por ser "poco comercial" y carente de atractivo para los auspiciadores (?)...

Y esta larga historia de contrasentidos sigue hasta nuestros d�as... bajo el actual formato de campeonato del mundo ning�n de los ganadores (con la �nica excepci�n de Khalifman) ha defendido su t�tulo. La lista va creciendo: Karpov, Anand y ahora Ponomariov.
Una triste realidad.

SABIA UD QUE (41) "Una bofetada en pleno rostro"


 

... en el Torneo de Candidatos de 1962 Bobby Fisher envi� una carta a los organizadores acusando a su compatriota Paul Benko de haberlo abofeteado?

He aqu� la an�cdota ocurrida en el territorio holand�s de Curazao, la cual aparentemente, tuvo un efecto profundo en el estadunidense Bobby Fischer, qui�n llegar�a a ser campe�n del mundo diez a�os despu�s.

En dicho torneo, Fischer lleg� lleno de optimismo, pero se fue decepcionado y c�nicamente abandon� el torneo acusando a los rusos de hacer trampas (!).

El contingente estadunidense, estaba constituido en esas fechas por Fischer, desde luego, Paul Benko y Arthur Bisguier, el cual a la vez era el segundo de Fischer... pero que le serv�a igualmente de ayudante a Benko (?!).
Despu�s de la quinta ronda de la primera vuelta (eran cuatro partidas en un torneo de todos contra todos), ambos, Fischer y Benko ten�an partidas suspendidas.

Fischer demand� la asistencia de Bisguier. Benko, por su parte, que hab�a tenido un arranque m�s favorable que el de su compatriota, quer�a tambi�n la ayuda del analista Bisguier. Benko ten�a una preocupante posici�n suspendida con el gran Petrosian. Hubo entonces una discusi�n airada, en voz alta, en donde aparentemente Benko perdi�, incluso, la compostura...

Al d�a siguiente, Fischer escribi� la siguiente carta a la organizaci�n del torneo:

<< Esta es una protesta oficial sobre el comportamiento de Paul Benko. La noche del 9 de mayo, un poco antes de la media noche, Benko entr� en mi habitaci�n sin mi permiso. �l hab�a seguido a Bisguier hasta aqu�. Le ped� que abandonara mi cuarto inmediatamente, cuesti�n que rechaz�. Es m�s, se enoj� cuando me negu� a permitirle a mi segundo, Arthur Bisguier, que lo ayudara en su encuentro suspendido con Petrosian. Me insult� y cuando le contest� ME ABOFETE� mientras yo estaba sentado en una silla. No le regres� el golpe. Finalmente Benko abandon� el cuarto. Sugiero que se multe o se le saque del torneo a Benko de inmediato. Bisguier fue testigo de todo el incidente.>>

El original de esta carta, manuscrita por Fischer mismo, se encuentra en la colecci�n Russell, un coleccionista de toda la parafernalia ajedrec�stica.
Muchos a�os despu�s, Russell le pregunt� a Bisguier si pod�a dar m�s luz sobre dicho incidente. He aqu� el comentario que escribiera Bisguier (tambi�n est� el original en la colecci�n Russell):

<< Yo era el segundo de Fischer en Curazao. Aunque expres� de antemano mi intenci�n de ayudar a Benko en sus labores de an�lisis. Fischer insisti� que cada jugador deber�a tener su analista de tiempo completo, pues este era un torneo individual y no uno por equipos e incluso Benko era otro oponente potencial en el torneo.

Curazao era costoso. No hab�a fondos suficientes para dar soporte a dos analistas diferentes y adem�s, Fischer era el favorito del torneo, mientras que Benko era el caballo negro. A�n as�, se entend�a t�citamente que si hab�a tiempo suficiente y Fischer no requer�a de mis servicios, podr�a asistir a Benko o analizar con �l si eso no trabajaba contra Fischer directamente.

El incidente en cuesti�n ocurri� despu�s de la quinta ronda de la primera vuelta. Fischer tuvo problemas con su llegada en avi�n, y lleg� tarde, empezando con 1.5 puntos de sus cinco primeros juegos. Hab�a perdido una complicada partida contra Korchnoi y se sent�a muy frustrado. Mientras, Benko hab�a empezado sorprendentemente bien. Usando su arma secreta "1. g3", hab�a derrotado a Fischer y a Tahl, perdido con Filip y tablas con Korchnoi. Ahora enfrentaba a Petrosian en una posici�n que a la postre terminar�a en tablas.

Mientras Fischer cenaba, y yo intentaba calmarlo por su mal resultado, Benko toc� la puerta. Era obvio que buscaba ayuda para analizar su posici�n con el ruso. Intent� alertarlo y le dije que estar�a con �l cuando acabara con Bobby. Fischer entonces pregunt� a Benko que qu� quer�a y le orden� que saliera de su cuarto, prohibi�ndole ayudarle. Benko llam� ego�sta a Fischer entre otras cosas. Benko le hizo incluso algunos gestos amenazantes hasta que finalmente se retir� del cuarto. Fischer insisti� que no deb�a ayudar a Benko y que pedir�a que el jugador ofensor fuera expulsado del torneo.>>

Han pasado muchos a�os desde ese incidente, en donde no queda claro si Benko abofete� a Bobby o fue �sta una exageraci�n del excampe�n mundial. Lo que es claro es que ahora Fischer y Benko son buenos amigos, y se ven regularmente cuando Benko va a Hungr�a (donde Fischer vive)... Pero hubo una vez...
 

SABIA UD QUE (40) "Un vikingo sudamericano"


 

... el 21 de julio de 2003 se cumpli� medio siglo del d�a en que el hoy Gran
Maestro Oscar Panno conquist� el t�tulo mundial para menores de 20 a�os?

Efectivamente, fue en Copenhague, Dinamarca, en ocasi�n de disputarse el

II Campeonato Mundial Juvenil y el autor de la haza�a contaba con 18 a�os de
edad.

Fue, adem�s, el segundo t�tulo mundial que conquista un ajedrecista
latinoamericano, desde que el cubano Jos� Ra�l Capablanca obtuviera el
Campeonato Mundial (absoluto) en 1921.
En la presente nota se intentar� rescatar del olvido esta epopeya
ajedrec�stica:

En el verano de 1953, apenas consagrado Campe�n Argentino Juvenil, Panno
inici� su preparaci�n para el II Mundial Juvenil para menores de 20 a�os, a
disputarse en Copenhague (Dinamarca) cinco meses despu�s.

Se defini� que el conocido maestro Julio Bolboch�n ser�a su entrenador, y en
tal car�cter, el experimentado profesor no necesit� imponer un r�gido
programa para garantizar llegar en buena forma al compromiso. Fue el propio
Panno quien propuso un exigente plan de trabajo, y Bolboch�n lo acept� de
muy buena gana. "Solo" tuvo que aportar su enorme capacidad did�ctica, fruto
de su profunda comprensi�n del juego, su alta experiencia internacional y su
elevado concepto en los aspectos te�ricos y estrat�gicos del juego. Y
tambi�n, por supuesto, buena parte de su tiempo: las reuniones con el
entrenador sol�an iniciarse a las nueve de la ma�ana, y se prolongaban hasta
altas horas de la noche (!).

Haciendo un paneo de los rivales que lo aguardaban en Copenhague, el mas
temible era el Yugoeslavo Borislav Ivkov, que adem�s de haber sido el
ganador de la edici�n anterior, contaba con un par de a�os mas de edad que
Panno, lo que implicaba dos a�os mas de experiencia europea en el ajedrez de
alta competencia. No era poco. Tambi�n eran de cuidado Darga, Penrose,
Olaffsson y Larsen.

La gran ventaja que otorgaba Panno era la actualizaci�n te�rica. Recordemos
que en aquellos tiempos no era posible bajar de internet los torneos
magistrales que se estaban disputando. Hab�a que apoyarse en las revistas
europeas especializadas, como "Shajmaty", que habitualmente estaban a
disposici�n de los ajedrecistas locales casi un a�o despu�s de haberse editado.

Para suplir esto, Panno hoy sostiene que esto obligaba a hacer un
trabajo muy profundo sobre el escaso material del que se dispon�a, tratando
de desentra�ar los fundamentos de las ideas a fin de anticiparse a la
evoluci�n que las mismas estaban explicitando sobre el tablero en los
torneos de grandes maestros.
El Magistral de Ajedrez del Club Argentino, jugado en mayo de 1953, lo gan� precediendo a un Gran Maestro, Herman Pilnik, y maestros de la talla de
H�ctor Rossetto y Ra�l Sanguineti. Adem�s de ser un oportuno testeo de su
grado de preparaci�n deportiva con vistas al mundial, constituy� su �xito
mas resonante hasta ese momento y le dio derecho a desafiar al campe�n de la
entidad, el maestro Luis Piazzini. Y tambi�n le suministr� una buena dosis
de confianza en el �xito.

Primer desaf�o: la preliminar

El 27 de junio de 1953, la peque�a delegaci�n argentina, compuesta por Oscar Panno y su entrenador, Julio Bolboch�n, parti� de Ezeiza rumbo a Copenhague.

La duraci�n de un viaje en avi�n hacia aquellas latitudes era casi el triple
que la actual: 36 horas! De los competidores, el argentino era el que ven�a de mas lejos.

Debemos hacer hincapi� que en aquellos tiempos, la estructura de estos
importantes eventos era considerablemente precaria. A modo de ejemplo, el alojamiento de los jugadores y entrenadores, estaba previsto realizarse en casas de familia.

En la distribuci�n de plazas, a Panno y Bolboch�n le tocaron dos casas distintas, cosa que fue objetado por este �ltimo, ya que dificultar�a la posibilidad de que entrenador y entrenado pudieran reunirse
con la frecuencia que la competencia exig�a. As� fue como ambos decidieron
costearse un modesto hotel cercano.
Respetando la cl�sica nocturnidad del ajedrez, aquellas jornadas terminaban
a las tres de la madrugada, lo que puso en evidencia una mas de las
m�ltiples limitaciones del servicio de hoteler�a contratado:

las habitaciones no contaban con persianas, postigos o cortinas pesadas que permitan oscurecerlas. Dada la �poca -inicios del verano europeo- y la
ubicaci�n geogr�fica de Copenhague, era precisamente a las tres de la
madrugada cuando amanec�a, y un sol potent�simo iluminaba cada rinc�n del
dormitorio (!).

La competencia estaba estructurada en dos grupos preliminares de diez
jugadores cada uno, correspondi�ndoles a los cuatro primeros de cada uno
pasar a la final. Panno comenz� bien, cediendo solo tres empates en las
cinco primeras partidas, para luego caer ante el suizo Keller en la sexta
ronda.

Borislav Ivkov, ganador de la edici�n anterior y gran favorito del certamen,
fue su rival en la s�ptima. Seg�n cuenta el propio Panno, el esquema de
Siciliana Drag�n que se jug� fue un genuino producto del laboratorio de
Bolboch�n. Gan� el argentino y esta victoria le templ� el esp�ritu,
constituyendo toda una licencia para seguir so�ando. Con un nuevo triunfo en
la octava rueda, qued� asegurada su clasificaci�n para la final.

La preliminar "A" culmin� con el triunfo de Ivkov con 7 puntos, seguido por
Panno y Olafsson con 6. En la cuarta plaza se produjo un empate entre
Persitz y Keller con 4,5 puntos, igualdad que persisti� al aplicar el
sistema Sonneborn - Berger, lo que motiv� que se definiera de manera
ins�lita: lanzando una moneda (?!).

El beneficiario result� ser el suizo
Keller.

El grupo "B" lo gan� el alem�n Darga con 6,5 puntos, seguido con un triple
empate en los otros tres puestos clasificatorios, entre Penrose, Sherwin y Larsen con 6 puntos cada uno.

Larsen muy probablemente debi� haber sido el ganador de su grupo, pero un
curioso incidente le cost� el puesto: hab�a suspendido en posici�n
equilibrada con el italiano Scafarelli, y en la ma�ana en que deb�a
reanudarse el juego, le ponen en marcha el reloj al dan�s, que no aparece
por la sala de juego. Cuando, finalmente, la flecha del reloj sanciona a Larsen, los organizadores, preocupados, tratan de localizarlo, ante la posibilidad de que algo malo le hubiese ocurrido. Y lo encuentran en su
habitaci�n... pl�cidamente dormido. A�os despu�s, sus amigos no perd�an
oportunidad de recordarle, jocosamente, el hecho, pero Larsen, hombre de
excelente sentido del humor, les respond�a: "Si, ya s� que perd�. El cero me lo pusieron. Pero no saben lo bien que dorm� aquella ma�ana!".

Segundo desaf�o: la final
La final se inici� el 14 de julio. Panno comienza bien, derrotando al
island�s Olafsson en 35 jugadas de una india de rey, y al d�a siguiente,
debe enfrentar por segunda vez al hasta entonces, campe�n mundial juvenil,
el yugoeslavo Ivkov. Panno plantea su habitual pe�n dama e Ivkov tiene la
poco feliz idea de oponerle una Nimzoindia, a lo que el argentino opta por la variante Rubinstein. La imprecisi�n del yugoeslavo radica en el hecho de que esta l�nea te�rica hab�a sido jugada en forma casi excluyente en los recientes matches entre Najdorf vs.Reshewsky, y Bolboch�n hab�a intervenido
muy activamente en la preparaci�n de Najdorf sobre la misma. Todo desemboc�
en una nueva victoria para el argentino, que dejaba casi fuera de carrera a
su rival, hasta entonces el favorito del torneo.

El 16 de julio obtiene un empate ante Darga, y el 17 debe jugar con blancas
ante quien a�os despu�s ser�a uno de los mayores exponentes del ajedrez "no
ruso" del mundo: el dan�s Bent Larsen.

La partida ten�a el condimento de que el rival de Panno era el cr�dito
local. Y esta condici�n qued� bien evidenciada en la rigurosa tarea de los
fiscales que exigieron que el argentino cumpla con el reglamento en cuanto a
la anotaci�n de la partida en el apuro de tiempo. Una rigurosidad que Panno
no pod�a objetar, porque no se apartaba de las prescripciones reglamentarias. La partida termin� suspendi�ndose en posici�n muy pareja, con pron�stico de tablas.

A la ma�ana siguiente, cuando Panno se present� a la reanudaci�n, not� con
sorpresa que estaba todo dispuesto para las partidas suspendidas, a excepci�n de la que deb�a jugar �l (!). Y que tampoco se hallaba su rival.

Intent� reclamar a los �rbitros y organizadores presentes, pero
extra�amente, ninguno parec�a saber ingl�s, todos intentaban responderle en
dan�s, idioma que Panno estaba muy lejos de dominar. Para colmo, Bolboch�n
se hab�a quedado en el hotel descansando, dada la escasa utilidad de su presencia durante la suspendida.

Pasada media hora, apareci� Larsen con
signos de haberse despertado reci�n. Y m�gicamente, aparecieron las piezas,
el tablero, el sobre de la suspendida, el reloj cronometrado exactamente con
los tiempos que indicaba el sobre... y los �rbitros en un instante aprendieron a hablar en perfecto ingl�s.

El incidente irrit� mucho a Panno. La cuesti�n no era con Larsen, que
seguramente no era el responsable, y que, por otra parte con el tiempo se
convertir�a en un gran amigo. Todo obedec�a, seguramente, a una maniobra de
los organizadores para evitar que se repitiese el bochorno de la suspendida
con Scafarelli. A ra�z del acontecimiento, el argentino decidi� seguir a muerte una partida de ostensible paridad, en un total de tres sesiones y rechazando varias propuestas de tablas del jugador local. Y el milagro se produjo: Panno supo aprovechar admirablemente algunas inexactitudes,
obligando a Larsen a abandonar en la jugada 83.

El medio punto extra
obtenido fue decisivo, en vista de la dram�tica lucha final que se avecinaba
entre Darga y �l. Y tambi�n fue una primera muestra de la emblem�tica
tenacidad de Panno para "sacar aceite de las piedras", en posiciones donde
solo la divisi�n del punto parece posible.

El 18 de julio, Panno empat� con negras con Penrose, y el 19 derrot� a
Sherwin con blancas. Luego de un d�a de descanso, el 21 de julio se jug� la
�ltima ronda. Ya se sab�a que campe�n estaba entre Darga y Panno, habida
cuenta de que ambos llegaron a la �ltima instancia con 5 puntos cada uno, e
inalcanzables para el resto de los competidores. El rival de Darga era
Penrose, a quien el alem�n hab�a vencido en el grupo preliminar, mientras
Panno deb�a enfrentar al suizo Keller... que hab�a sido el �nico competidor
que hab�a vencido a Panno!

Sobre el final de la sesi�n, Darga y Penrose hab�an empatado, y tambi�n
hab�an finalizado las otras dos partidas y Bolboch�n estaba en un rinc�n,
papel y l�piz en mano, haciendo cuentas. Cuando el fiscal estaba preparando
el sobre para suspender Keller - Panno, en una posici�n que pod�a ser para
cualquiera, Bolboch�n se acerc� a Oscar y le dijo: "Ofrecele tablas.

El sistema es favorable!" Se refer�a al coeficiente Sonneborn - Berger, que el
reglamento preve�a utilizar para dirimir el desempate de los puestos. Panno
acata la recomendaci�n y aguarda impaciente la respuesta de Keller.

Cuando �ste le extiende su mano, se
escuch� una ovaci�n del p�blico mientras una oleada de adrenalina eriz� la piel del argentino. Acababa de consagrarse
Campe�n Mundial Juvenil!!

SABIA UD QUE (39) "El debutante"


 

... el penquista Eduardo Rojas Sepulveda debut� en el Campeonato Absoluto de Chile con s�lo 13 a�os?

Y no s�lo eso, adem�s pele� codo a codo con los m�s destacados maestros de
la �poca, logrando un muy buen noveno puesto entre 20 jugadores.

Como ser�a "normal" durante esos a�os, el torneo fue ganado por Roberto
Cifuentes, alcanzando una c�moda ventaja de 1,5 puntos sobre sus perseguidores (!).

Es importante destacar que en 1985 Eduardo Rojas se coronar�a Campe�n
Mundial Fide sub-16, logro que ning�n otro chileno ha obtenido (ni en esa,
ni en cualquier otra categor�a).

Les remito la tabla de posiciones (me parece que Jorge Egger estaba
interesado en los torneos de aquella epoca, as� que ah� le va un peque�o
regalo) y adem�s tres joyitas de "Lalo" Rojas, entre ellas unas tablas con
el vencedor.

Campeonato de Chile Absoluto 1983
1� Roberto Cifuentes 13,5
2� Carlos Silva 12
3� David Godoy 11,5
4� Hern�n Salazar 11,5
5� Marcelo Duarte 11
6� Ren� Letelier 10,5
7� Julio Cort�s 10
8� Mario L�pez 9,5
9� Eduardo Rojas 9,5 (+6 =7 -5)
10� Ricardo Araya 9
11� Manuel Abarca 9
12� Eduardo Bombardiere 9
13� Mario Araya 8,5
14� Cesar Vel�squez 8,5
15� Carlos Zamora 7,5
16� Marcelo Pinto 6,5
17� Christian Michel 5,5
18� Giovana Arbunic 5
19� Gustavo Sommer 3,5
20� Mario Baccelliere 1,5 (retirado cuando llevaba = 3)

[Campeonato de Chile absoluto 1983]
[Santiago, 10 - 2 - 84]
[Eduardo Rojas]
[Roberto Cifuentes]
[1/2 - 1/2]
1.e4 e6 2.d4 d5 3.Nd2 Nc6 4.Ngf3 Nf6 5.e5 Nd7 6.Bb5 f6 7.exf6 Qxf6 8.Nf1 Bd6
9.Ne3 O-O 10.O-O Qg6 11.Bd3 Qh5 12.Be2 Rxf3 13.h3 Qh4 14.Bxf3 Nxd4 15.Bg4
Qf6 16.c3 Nc6 17.f4 Nc5 18.Nc2 Ne4 19.Be3 Bd7 20.Nd4 Ne7 21.a4 a6 22.Qd3 h5
23.Bf3 Ng3 24.Rf2 c5 25.Ne2 Nef5 26.Nxg3 Nxg3 27.b3 Rf8 28.Rd1 Bc6 29.c4 d4
30.Bc1 Bxf3 31.Qxf3 h4 32.Re1 Qe7 33.Qg4 Rf5 34.Qg6 Rf6 35.Qg5 Nf5 36.Qh5
Rh6 37.Qg4 Qf7 38.Qf3 Rf6 39.Bd2 Ng3 40.Qg4 Nf5 41.Qf3 Ng3 42.Qg4 � - �

[Campeonato de Chile Absoluto 1983]
[Santiago, 14 - 2 - 84]
[Eduardo Rojas]
[Giovana Arbunic]
[1 - 0]
1.e4 g6 2.d4 Bg7 3.Nc3 d6 4.g3 Nf6 5.Bg2 O-O 6.Nge2 Nbd7 7.O-O e5 8.h3 c6
9.Be3 Qc7 10.a4 Re8 11.Re1 b6 12.Qd2 Bb7 13.g4 exd4 14.Bxd4 d5 15.exd5 cxd5
16.Ng3 Qc4 17.g5 Nh5 18.Bxg7 Nxg3 19.fxg3 Kxg7 20.Nxd5 Qc5+ 21.Kh2 Ne5 22.b3
Re6 23.c4 Rae8 24.Rf1 a6 25.Qf4 Bxd5 26.Bxd5 R6e7 27.Qf6+ Kg8 28.Rae1 Qc7
29.Re4 b5 30.axb5 axb5 31.cxb5 Re6 32.Rxe5 Rxf6 33.Rxe8+ Kg7 34.gxf6+ Kh6
35.Bc4 Qd6 36.Rf4 Qd2+ 37.Re2 Qd6 38.Bxf7 g5 39.Rff2 Qd7 40.Bc4 1 - 0.

[Campeonato de Chile Absoluto 1983]
[Santiago, 3 - 2 - 84]
[Eduardo Rojas]
[Mario L�pez]
[1 - 0]
1.e4 c5 2.Nf3 d6 3.d4 cxd4 4.Nxd4 Nf6 5.Nc3 a6 6.Be2 e5 7.Nb3 Be7 8.O-O O-O
9.Be3 Be6 10.Qd2 Nbd7 11.a4 Rc8 12.a5 Qc7 13.Rfc1 Rfe8 14.Bf3 Qc4 15.Ra4 Qc6
16.Rb4 Nc5 17.Nd5 Nxb3 18.Rxb3 Bxd5 19.exd5 Qd7 20.c4 e4 21.Be2 Rc7 22.Bb6
Rcc8 23.Bd4 Rc7 24.Rg3 g6 25.Qf4 Qd8 26.Rh3 Nxd5 27.Qh6 Nf6 28.g4 Rc5 29.g5
Bf8 30.Bxf6 Bxh6 31.Bxd8 Bxg5 32.Bxg5 Rxg5+ 33.Kf1 Rxa5 34.Rb3 Re7 35.Rd1
Rd7 36.Rb6 Ra2 37.Rd4 f5 38.c5 1 - 0

Sinceros agradecimientos a mi amigo Germ�n Bielefeldt por la informaci�n y
buena voluntad. Grande Chessman!
 

ANTERIORES SABIA UD QUE