���������������������������������������������������������������������������������������������������� �

EL AJEDREZ EN LA

EDUCACI�N DEL SIGLO XXI

�

���������������������������������������������������������������������������������������������������������

�

�

Roberto Flores Castro[1]

Universidad Aut�noma de Chile, sede Talca

�

ABSTRACT

�

�

La intenci�n del autor es mostrar las bondades del juego del Ajedrez en la educaci�n actual, orientada al constructivismo. Apreciando sus aptitudes en el �mbito l�gico y procedimental, como tambi�n en la formaci�n moral e inform�tica, tan necesaria para la preparaci�n de los alumnos en su inserci�n en la sociedad del siglo XXI, matizada por la globalizaci�n y la competici�n neoliberal. La sociedad actual exige m�s que conocimientos: competencias, desechando as� la cl�sica visi�n disciplinar de la educaci�n anclada en la ense�anza de las ciencias duras, proponiendo la inserci�n del Ajedrez en las JEC o como proyecto curricular especial.

�

�

Palabras clave: ajedrez, constructivismo, competencias, globalizaci�n.

�

�

EL CONSTRUCTIVISMO EN LA EDUCACI�N

�
�

�El ajedrez ha demostrado que mejora la creatividad,

�la concentraci�n,� las habilidades de pensamiento cr�tico,

la memoria, el �xito acad�mico,� la resoluci�n de problemas,

el enriquecimiento cultural, la autoestima�

y m�s cualidades que cualquier administrador,

director de escuela o profesor pueden desear�.

(Robert Fergusson)

�

�

����������� Desde hace bastante tiempo la teor�a educativa ha cambiado de rumbo en forma vertiginosa, y en pocas generaciones hemos visto que la educaci�n ha pasado de ser un proceso donde se adquir�an conocimientos enciclop�dicos a embarcarse en una compleja tarea basada en la implementaci�n de un nuevo paradigma psicopedag�gico: el constructivismo, donde se generan sendas cuotas de independencia para el alumno, en el convencimiento de que el proceso de ense�anza-aprendizaje debe generar en el alumnado competencias b�sicas para enfrentarse al mundo globalizado, donde el capital humano hace la diferencia a la hora de obtener �xito y romper el c�rculo de la pobreza.

�

El ejemplo de los pa�ses subdesarrollados, donde la pobreza y la desigualdad social han mermado el paso hacia el desarrollo en el siglo XXI se ha relacionado a la ineficiencia de la educaci�n. �sta, tomada con un nuevo enfoque se propone generar no s�lo competencias b�sicas procedimentales, tambi�n desea generar valores que la sociedad neoliberal de este milenio entrante ha acu�ado en la sociedad. As� la lucha contra el ego�smo, contra la comodidad y el hedonismo son males que se deben combatir con la educaci�n.

�

En ese sentido, creo que las disciplinas utilizadas en la educaci�n, ya sean las ciencias sociales y naturales, la educaci�n f�sica o la formaci�n moral, apuntan a formar personas adaptadas a su sociedad, pero all� cabe el problema de que la educaci�n siempre va en discordancia con los avances y valores de la sociedad, siempre en vanguardia. Por lo tanto cabr�a pensar que las materias curriculares, que nunca han cambiado en el fondo, pero si en la forma, son meras �excusas� o medios para desarrollar ciudadanos aptos para vivir en sociedad.

�

Y el grave problema que se presenta con estas cl�sicas materias (Lenguaje, Matem�tica, Historia, Ciencias, etc.) es que son poco amigables para el alumnado, que al momento de tomar contacto con estas se encuentra en un estadio evolutivo concreto, pasando a un nivel abstracto. �stos siempre prefieren las asignaturas m�s l�dicas y que se relacionan m�s con sus preferencias a�n infantiles.

�

En esto, los te�ricos y didactas de las �ciencias duras� han discutido como hacer que sean internalizadas por los alumnos sin caer en el aburrimiento y la aridez. El psic�logo de la educaci�n Ausubel[2], ten�a raz�n al plantear que la educaci�n debe ser significativa, es decir, que se adapte a los patrones preconcebidos mentalmente por los alumnos, haciendo de la ense�anza-aprendizaje algo m�s accesible y entendible.

�

En este contexto me ha tocado ser un testigo privilegiado como estudiante de Pedagog�a en Historia, Geograf�a y Cs. Sociales, ciencias que se muestran en la pr�ctica como muy �ridas y et�reas. Las ciencias disciplinarias cl�sicas de la educaci�n carecen de una adecuada transposici�n did�ctica pedag�gica, que es la articulaci�n del conocimiento cient�fico a la realidad educativa. Por ello la propuesta de este documento es discutir la importancia del juego del Ajedrez como una herramienta educativa id�nea a las nuevas conceptualizaciones educativas, dedicadas a la formaci�n de alumnos con competencias y valores.

Por lo dem�s no debo cerrar el uso del Ajedrez a la educaci�n normal, tambi�n debo mencionar que este juego puede ayudar a los ni�os con d�ficit atencional o con hiperactividad a concentrarse en una tarea dada, pues la pr�ctica y estudio de este juego supone un estado de concentraci�n importante, haciendo prescindible incluso el uso de otras estrategias pedag�gicas o la aplicaci�n de f�rmacos.

�

Que estudios realizados en la Universidad de Hong Kong han revelado mejoras de hasta el 15% en el rendimiento matem�tico de ni�os que aprenden este deporte desde peque�os. Incluso ni�os que presentan d�ficit atencional o que les cuesta seguir una clase, al aprender Ajedrez se muestran totalmente concentrados.[3]

�

Es m�s, en algunas ocasiones he escuchado de la boca de ajedrecistas amigos la idea de implementar el Ajedrez en las c�rceles, haciendo que los convictos ocupen su tiempo en algo provechoso y desarrollen una predisposici�n hacia la intelectualidad en vez de empantanarse en un ambiente hostil y violento, aumentando sus expectativas de vida y disminuyendo el l�vido y la propensi�n al crimen, tan propia del hacinamiento en nuestras c�rceles. Pero como no existen experiencias concretas en este �mbito, queda abierta la veta hacia esta iniciativa

EL AJEDREZ: BREVE RESE�A

�

�El Ajedrez, como la m�sica, como el amor,

�tiene el poder de hacer feliz a la gente�

(S. Tarrasch)

�

�

�������������������������������������������������������������������������� ��

Disposici�n inicial de las piezas de Ajedrez sobre el tablero. Cada pieza se mueve de forma diferente.

����������� El ajedrez es un juego de mesa conocido por su asociaci�n al trabajo intelectual, de hecho su m�dula consiste en que combaten dos fuerzas rivales (las piezas blancas y las negras) que deben combatir para matar al rey contario, a trav�s de tecnicismos basados en que cada tipo de pieza (Rey, Dama, Torres, Alfiles, Caballos y Peones), que se mueven de diversas maneras sobre el tablero y por ende tienen fortalezas y debilidades.

�

����������� Su creaci�n se pierde en la escala temporal, pero los especialistas han deducido que su origen se remonta a la India, hacia el a�o 2.000 antes de la era cristiana, donde cuenta la entretenida leyenda que un Rey padec�a de melancol�a y severo aburrimiento. Nada lo satisfac�a, ni los cortesanos, ni los payasos o malabaristas. Hasta que un d�a, un anciano llamado Sisa, le llev� este juego b�lico compuesto de dos ej�rcitos, dispuestos a acabar con el rey contrario. El juego fue una alegr�a inmensa para el rey, que quiso recompensar al anciano Sisa, y este respondi�: dadme un grano de trigo por el primer casillero del tablero (recordando que el tablero de ajedrez se compone de 64 casillas), dos granos por el segundo, cuatro por el tercero y as� sucesivamente doblando la cantidad. El Rey asombrado e incr�dulo llam� al contador palaciego para sacar la cuenta, y este calcul� la cantidad requerida de trigo, llegando a la conclusi�n de que se necesitaba un granero de cien metros de ancho que llegase hasta la luna para lograr la cantidad que quer�a el anciano Sisa. Este juego pas� luego a las caravanas persas y luego a los mundos musulm�n y cristiano, donde logr� las actuales denominaciones medievales de sus piezas.

�

����������� El apogeo de este juego llegar�a sin embargo durante el siglo XX donde se masifica y se profesionaliza. En este �mbito es el mundo socialista qui�n ha dominado hasta hoy la supremac�a de este deporte, debido a su potencial intelectual y concordancia con una cultura proletaria, pues es un juego que educa y es popular por su bajo costo. Ellos fueron pioneros al considerar al Ajedrez en su cultura y en sus sistemas educativos. Desde la d�cada del 20� del siglo pasado que la URSS tom� este juego como un asunto de Estado, y los campeones mundiales desde aquel entonces son en su mayor�a del bloque socialista.

�

����������� Hoy en d�a el Ajedrez se ha masificado debido al Internet, pero las cualidades educativas a�n no son del todo apreciadas, pues falta informar a las autoridades de las bondades pedag�gicas de este juego de tablero.

�

����������� En Chile el campe�n Iv�n Morovic Fern�ndez, se la ha jugado por difundir el Ajedrez en las escuelas, pues argumenta que fortalece el pensamiento l�gico y el temple, al imbuir a los ni�os en un ambiente de pr�ctica, razonamiento, concentraci�n y competici�n. A trav�s de su p�gina web (www.ivanmorovic.cl), ofrece el llamado �M�todo Morovic�, consistente en charlas a empresas y organizaciones, que ense�an el Ajedrez para mejorar la competitividad, el autoequilibrio y la responsabilidad laboral y empresarial. De hecho argumenta su m�todo en un estudio psicol�gico de 1960 en la URSS:

�

����������� En 1960, el psic�logo Alan de Goot realiz� un estudio en la antigua Uni�n Sovi�tica entre dos grupos de ni�os y j�venes de diferentes edades. Las caracter�sticas comunes eran que todos pose�an un similar coeficiente intelectual y que no sab�an jugar al Ajedrez. A un grupo le ense�aron el juego y al otro no. Despu�s de corto per�odo de tiempo, se observ� que el grupo vinculado al juego ciencia tuvo un adelanto extraordinario en el uso racional de la l�gica, la capacidad de concentraci�n, el desarrollo de la memoria, la capacidad de an�lisis, la disciplina mental y la madurez emocional entre otras habilidades. As� fue como se estableci� el ajedrez como materia obligatoria en ese pa�s. Su ejemplo luego fue seguido por m�s de treinta pa�ses.

�

����������� Adem�s en Chile �ltimamente la Fundaci�n Chilena de Ajedrez (www.fundaciondeajedrez.cl), creada por el empresario Daniel Yarur se encuentra en la misma posici�n de potenciar el ajedrez escolar, bas�ndose en las potencialidades cognitivas, actitudinales y procedimentales que otorga el juego ciencia.

�

LAS VENTAJAS DEL AJEDREZ EN LA EDUCACI�N

�

�La enorme capacidad mental, en la que sin ella

no puede un jugador de Ajedrez existir,

es demasiado requerida por el Ajedrez �al grado de que

nunca podr� liberar su mente de este juego�
(Albert Einstein)

�

�

�����������

����������� El Ajedrez puede convertirse en la nueva educaci�n teorizada en una herramienta de primer orden, pues encaja perfectamente con los requerimientos del enfoque constructivista. En primer lugar, por el hecho de ser un juego, es un instrumento sumamente l�dico y significativo para los ni�os, que podr�an as� asociar la escuela y la ense�anza del Ajedrez como algo divertido y no como una situaci�n punitiva.

�

����������� Existen experiencias en pa�ses como Venezuela, l�der en estas materias a nivel hemisf�rico, donde el �Proyecto estrat�gico de Ajedrez Nacional� implementado en 2004 se propuso alfabetizar en el juego a 1 mill�n de ni�os, capacitar 27.000 docentes y crear 13.500 clubes, abocados a ni�os desde la ense�anza preescolar, donde el Ajedrez se ha convertido en una asignatura m�s, que tiene la capacidad de ser apropiado a todas las edades, pues pueden practicarlo ni�os desde los 4 a�os hasta ancianos de 100. Es m�s el 2009, en la Universidad Estatal y Social de Mosc� se realiz� el Seminario Internacional sobre Ajedrez y Educaci�n titulado �La ense�anza del ajedrez en Rusia y el resto del mundo�, donde se examinaron las experiencias de Espa�a, EE.UU., Canad�, Suecia, China, Eslovenia, la India, llegando a la conclusi�n de que �el ajedrez facilita el que se dispare el nivel cognitivo de los ni�os; en particular, el razonamiento l�gico que los obliga a tomar decisiones por s� mismos; desarrolla la capacidad para estudiar y llevar a cabo acciones por voluntad y control propios, etc�.[4]

�

����������� Sus ventajas son m�ltiples y podr�amos dividirlas en b�sicamente dos aspectos: cognoscitivas y transversales:

�

����������� Acerca de las potencialidades cognoscitivas del Ajedrez, es la faceta m�s conocida y obvia de este juego, pues al generarse en un contexto de razonamientos l�gicos, patronizados y algor�tmicos, se siguen reglas y teor�as encaminadas a ganar la partida, desarrollando enormemente destrezas cognoscitivas, aumentando los niveles de razonamiento, concentraci�n, atenci�n y memoria. Y quiz�s podr�amos concluir que el Ajedrez desarrolla todas las escalas del conocimiento conceptualizadas en la tabla de Bloom (1953). [5]

�

����������� De esta manera, los prop�sitos del nuevo enfoque pedag�gico, basado en la creaci�n de competencias para desenvolverse en sociedad parecen ser m�s id�neos que las ya cl�sicas ciencias duras que se ense�an en los sistemas educativos. Adem�s la significatividad queda demostrada en el hecho de que los razonamientos propiamente ajedrec�sticos pueden ser aplicados a la vida cotidiana, ya que la resoluci�n de problemas es la constante en el juego del Ajedrez y tambi�n en la vida, el tomar decisiones es una capacidad de an�lisis y rapidez mental que desarrolla este juego.

�

����������� La toma de decisiones se relaciona en el juego con las caracter�sticas de la personalidad del jugador, pues la pr�ctica ha demostrado que las personalidades agresivas y fogosas tienden a ser m�s o menos similares en la t�cnica ajedrec�stica, lo mismo ocurre con el retraimiento o la timidez, as� el Ajedrez podr�a convertirse en una herramienta en el profesorado para analizar facetas que sus alumnos no siempre suelen expresar en p�blico y poder conocerlos en profundidad y acceder a informaciones necesarias para evidenciar el desarrollo del pensamiento o la formaci�n de la personalidad.

�

����������� Se ha demostrado que una iniciaci�n temprana al juego del Ajedrez acelera enormemente los procesos cognoscitivos complejos (Langen, 1992), y con ello, las habilidades para aprender a leer y escribir, realizar operaciones aritm�ticas b�sicas y en general toda operaci�n l�gica se acelera.

�

����������� Quiz�s en el p�blico profano al Ajedrez este instalada la opini�n de que �ste desarrolla s�lo capacidades l�gico matem�ticas; sin embargo, tambi�n se ha demostrado que tambi�n acelera las destrezas comunicacionales y verbales. Adem�s debemos considerar que el Ajedrez despliega capacidades para organizar y gestionar, una destreza en extremo necesaria para el mundo globalizado en el que estamos inmersos.

�

����������� Esta evidencia la comprueba un estudio del Dr. Albert Frank durante el a�o escolar 1973-74 en una escuela de Kisangani, Zaire, mostrado en el estudio �Chess and Aptitudes".

����������� Noventa y dos (92) estudiantes del cuarto a�o de humanidades entre los 16 y los 18 a�os fueron seleccionados y se dividieron al azar en dos grupos (uno experimental y otro de control) cada uno con 46 estudiantes. Cada uno de los estudiantes recibi� una serie de pruebas que inclu�an la prueba de habilidades mentales primarias (PMA) adaptada al franc�s, la prueba de aptitud diferencial (DAT), el grupo de pruebas de aptitudes generales (GATB) y la prueba Rohrschach. Todas estas pruebas se las suministraron a los estudiantes antes y despu�s del a�o escolar, excepto el DAT que se present� al inicio del a�o escolar y el Rohrschach que se present� al finalizar el a�o escolar. Al final del primer semestre se efectuaron pruebas parciales. El grupo experimental recibi� un curso de ajedrez obligatorio de dos horas semanales y la oportunidad de jugar al finalizar las clases y durante las vacaciones escolares.

�

����������� Las conclusiones a las cu�les lleg� fueron las siguientes:

�

����������� Exist�a una correlaci�n significativa entre la habilidad para jugar bien el ajedrez y las facultades espaciales, num�ricas, administrativo-direccionales y organizativas y se comprob� que el aprendizaje del ajedrez ten�a una influencia positiva en la amplificaci�n de las aptitudes num�ricas y verbales.

�

����������� Por otra parte, el Ajedrez puede colaborar con el clima del aula, pues siempre existe entre el profesorado la problem�tica de controlar el comportamiento de los alumnos, que en la �poca escolar viven en un acelerado proceso de cambios fisiol�gicos y emocionales. En esto creo que no hay nada mejor que adscribir su educaci�n a reglas dentro del marco de un juego, pues en la pr�ctica del Ajedrez se requiere respetar el reglamento establecido; no s�lo en cuestiones propiamente t�cnicas del juego, tambi�n a nivel de relaciones con los otros, pues la costumbre entre los ajedrecistas es tener un trato amable y deferente; de hecho las partidas de Ajedrez deben comenzar siempre con un saludo de manos, y es usual que despu�s de terminada la partida, los contrincantes se junten a analizar la partida y retroalimentar los errores y fortalezas cometidos por ambos. Este esp�ritu lo resume la frase de la FIDE (Federaci�n Internacional de Ajedrez): �Gens una sumus�, que en lat�n significa �Somos una familia�. Un ejemplo raro entre los siempre indisciplinados deportes que invaden las sociedades occidentales.

�

AJEDREZ Y TIC�S: EL MATRIMONIO PERFECTO EN LA ERA DE LAS COMUNICACIONES

�

�Del Ajedrez se ha dicho que la vida no es lo suficientemente larga
para �l, pero eso es culpa de la vida, no del Ajedrez�
(William Ewart Napier)

�

�

�������������������������������������������������������������������������� ���

�

������������������������������������������������� Captura del software Fritz 8, m�dulo de pr�ctica y entrenamiento. De Chess Base.

�

����������� A lo mejor puede parecer raro, pero el Ajedrez es el aliado m�s fiel de la Internet y de las tecnolog�as de la informaci�n y la comunicaci�n, pues su naturaleza cient�fica y perfecta hace que la preparaci�n antes de enfrentarse a un contrincante exija una acabada preparaci�n, en ello, los ya cl�sicos libros est�n siendo dejados de lados por la actual generaci�n de ajedrecistas, cada vez m�s acostumbrados al MSN y al Facebook.

�

����������� Y es que desde hace algunas d�cadas comenzaron a desarrollarse sofisticados programas capaces de jugar al Ajedrez. Incluso, se considera que la humanidad ha quedado a un lado en lo mejor que pueden hacer: pensar, y es que en el a�o 1996, se organiz� un match entre el campe�n mundial del Mundo Gary Kasparov (ruso), y la computadora de IBM �Deep Blue�, quien lo venci� en un apasionante duelo que elev� a la computaci�n a un sitial privilegiado en la pr�ctica del Ajedrez.

�

����������� Hoy por hoy existen numerosas herramientas tales como clubes para jugar en red[6], adem�s de softwares para entrenarse; la empresa l�der en producci�n de softwares es la firma alemana Chess Base (www.chessbase.com), que fabrica programas para jugar y bases de datos.

�

����������� Me atrever�a a decir que el Ajedrez es el deporte que m�s saca provecho a la computaci�n; el ajedrecista que no sabe de inform�tica se queda atr�s debido a la obsolescencia del conocimiento ajedrec�stico.

�

����������� Por lo tanto: �no cabr�a pensar que este juego podr�a acercar a los alumnos a una pr�ctica m�s familiar y especializada de herramientas inform�ticas? Creo que en esto no hay duda, y el Ajedrez permite que el practicante se conozca y haga de las Tic�s algo cotidiano, desde navegar por Internet, hacer descargas, utilizar correo electr�nico, instalar y usar programas, etc. Es una beta abierta que no se puede desaprovechar en la sociedad del siglo XXI.

�

�

CONCLUSIONES

�

����������� El Ajedrez ofrece un abanico de herramientas pedag�gicamente explotables, que aciertan en gran medida con los fines actuales de la educaci�n, modelada en el paradigma constructivista, ya que la sociedad contempor�nea, en especial durante el siglo XXI entrante requiere que los sistemas educativos generen a alumnos capaces de desenvolverse por si solos en la selva del libre mercado, mediante competencias que le hagan capacitado a los cambios y a la inform�tica, con un alto sentido del trabajo colaborativo e iniciativa creadora.

�

����������� Todos esos objetivos pueden ser satisfechos con el Ajedrez, que de integrarse en colegios y liceos ofrecer�a una alternativa novedosa y adaptada a los tiempos que corren. No estoy hablando de crear una asignatura de este juego, como es el caso de pa�ses europeos, sino que poder ampliar su pr�ctica como Actividad curricular de libre elecci�n (ACLE), o bien como parte de los proyectos educativos alternativos que deben ofrecer los colegios en las nueva Jornada escolar completa (JEC), que� ofrece un tiempo alterno para el desarrollo de tareas extracurriculares.

�

����������� El Ajedrez fue una herramienta muy �til para las culturas socialistas del siglo XX, pues estaban convencidas de que este era la base del desarrollo intelectual y moral de sus sociedades. Lo consiguieron, la cultura y el desarrollo del capital humano es efecto de la pr�ctica asidua del juego-ciencia. �A jugar Ajedrez!.

�

� Roberto Flores Castro

Septiembre de 2009


�

[1] Estudiante de tercer a�o de Pedagog�a en Historia, Geograf�a y Cs. Sociales, de la Universidad Aut�noma de Chile, sede Talca, y ajedrecista aficionado. http://www.educachess.blogspot.com;

[2] Psic�logo estadounidense (1918-2008), propuso la teor�a del aprendizaje significativo; crucial en el nuevo enfoque constructivista de la educaci�n.

[3] Proyecto de Acuerdo N� 625, sesi�n 77 C�mara de Diputados.

[4] http://www.chessbase.com/ESPANOLA/newsdetail2.asp?id=6831

[5] La Taxonom�a de Bloom establece una escala ascendente de las capacidades cognoscitivas, que van desde la el Conocimiento hasta la Evaluaci�n o Juicio, pasando por la Comprensi�n, Aplicaci�n, An�lisis y S�ntesis. Su uso en educaci�n es cotidiano y permite proyectar el proceso de adquisici�n de destrezas de ante mano.

[6] Numerosas son las p�ginas para jugar, donde se congregan aficionados y profesionales. Tales como www.buho21.com, www.chessclub.com, www.playchess.com.